Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de Cataluña

Rodríguez Zapatero rompe la atonía

Artur Mas se tomó ayer el día de descanso. Josep Antoni Duran Lleida asistió a un acto dedicado a la familia en Platja d'Aro y jugó con los niños. Joan Saura y sus socios de coalición organizaron una gigantesca paella en El Prat de Llobregat y Josep Piqué se paseó por la fiesta del Rocío en Montcada. En el ecuador del puente de la Pascua de Pentecostés, los políticos catalanes se relajaron un poco.

Quedan 12 días de campaña y llegan algo fatigados a la recta final del Estatuto sabiendo, además, que están peleando por las elecciones autonómicas de otoño. Sabían que el protagonista del día iba a ser el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y esta campaña, más que ninguna otra hasta ahora, está pendiente del directo en televisión.

Saura lamenta que los conflictos que ha vivido el tripartito hayan ocultado su acción de gobierno

Esquerra Republicana critica al PNV por dar su apoyo a CiU en un Estatuto que rechazaría para Esukadi

Duran Lleida culpa al Partido Popular del deterioro de las relaciones entre Cataluña y España

"En 7 años recuperaremos 20 de inversiones insuficientes en infraestructuras", dice el presidente del Gobierno

En este panorama, Rodríguez Zapatero no defraudó. Fue duro con el Partido Popular sobre el proceso de paz en el País Vasco, pero dedicó prácticamente toda su intervención, en el mitin que el PSC celebró ayer en Lleida, al Estatuto, cuya aprobación dio por segura el 18 de junio, "por amor propio hacia Cataluña". Habló sobre todo a su futuro desarrollo. No actuará con "racanería", aseguró.

"En siete años vamos a recuperar 20 de inversiones insuficientes en infraestructuras", afirmó. Y se comprometió: "Os doy mi palabra de que se va a cumplir año a año mientras yo esté en el Gobierno".

Esquerra Republicana, que fundamenta buena parte de su campaña en poner de manifiesto las mentiras de sus adversarios, no atacó ayer especialmente a Rodríguez Zapatero y a su "poltrona", como han venido haciendo hasta ahora, sino que centró sus críticas en el Partido Nacionalista Vasco (PNV). El presidente de ERC, Josep Lluís Carod Rovira se mostró muy dolido del apoyo del PNV a Artur Mas."¿Quieren ellos este Estatuto para el País Vasco? [dijo refiriéndose al PNV], ¿verdad que no? ¡Pues nosotros tampoco!", afirmó en un mitin celebrado en Tarragona. Rodríguez Zapatero, en una entrevista publicada ayer por El Periódico, hizo explícito su reconocimiento a Esquerra por su colaboración en las tareas de Gobierno y afirmó que tiene mucho respeto a la formación republicana, porque a "ERC le cuesta pedir el no" al Estatuto.

El mitin central de los socialistas en Lleida fue como los de antes. Muchos militantes, banderas y calor. Rodríguez Zapatero se vio arropado por centenares de seguidores. También Maragall. En el Pavelló les Pardinyes, de Lleida, fue recibido con vítores de "presidente, presidente".

Josep Antoni Duran Lleida declaró su solidaridad con el Gobierno de Zapatero. Su formación, dijo, está "a disposición" del Gobierno del PSOE para pactar una propuesta de resolución sobre el proceso de paz en el País Vasco y pidió al Partido Popular que "no se descuelgue" de este proceso.

Acusó, no obstante, a los dirigentes populares de ser los causantes del deterioro de las relaciones entre Cataluña y el resto de España con sus "mentiras" sobre el contenido del Estatuto catalán. Duran se comprometió a recomponer el diálogo con España una vez Cataluña se apruebe el Estatuto el próximo 18 de junio.

Joan Saura, el líder de Iniciativa Verds, aprovechó la fiesta en El Prat para afirmar que los trabajadores no "pueden permitrse el lujo" de votar no al Estatuto, pues al otro lado está el PP, "la derecha empresarial y reaccionaria". Saura se lamentó, en una entrevista en el programa A vivir que son dos días, de la cadena SER, que los "ruidos" producidos en el tripartito han ocultado su acción de gobierno. Citó como ejemplo la Ley de Barrios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de junio de 2006