Fin de semana

Pío Caro Baroja recuerda la larga relación de su familia con Bilbao

Pío Caro Baroja, sobrino nieto de Pío Baroja, recogió ayer la Pluma de Plata que le ha concedido la Feria del Libro de Bilbao en su acto de inauguración para conmemorar el 50º aniversario del fallecimiento del escritor. Caro Baroja destacó la larga relación de su familia con la capital vizcaína, que comenzó en 1876 cuando el patriarca Serafín comenzó a trabajar en la ciudad como ingeniero de minas y acostumbraba a mantener una tertulia con Miguel de Unamuno, en la que ambos discutáin de gramática vasca.

Caro Baroja recordó que, posteriormente, Ricardo Baroja expuso sus pinturas en Bilbao y que Pío Baroja visitaba la villa para dar conferencias y ver a sus amigos. Su padre, también llamado Pío Caro Baroja, guarda como recuerdo los premios Mikeldi que sus películas han conseguido en el Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje bilbaíno. "De estar vivo, mi tío estaría agradecido por este homenaje, pero lo que más le impresionaría sería esta feria y su capacidad de oferta literaria", dijo.

El concejal de Cultura, Jon Sánchez, fue el encargado de entregar la Pluma de Plata a Caro Baroja, que la agradeció como "rasgo de amistad".

30.000 visitantes

El acto de inauguración de la feria, celebrado al aire libre en el paseo del Arenal, se completó con una lectura de poesía por parte de los vencedores en el certamen de recitación Café Boulevard. Kepa Gallego recitó en euskera el poema de Gabriel Aresti Beti esanen dut egia (Siempre diré la verdad), mientras que Marina Pérez eligió Alma ausente, de Federico García Lorca, en recuerdo al 70º aniversario de su fusilamiento.

La 36ª Feria del Libro espera que cerca de 30.000 personas visiten el recinto del Arenal, en que podrán encontrar 65 expositores hasta el próximo 11 de junio. La oferta de librerías, editoriales e instituciones se completa con la exposición Jóvenes editores. Bajo una carpa se muestra una selección de las obras publicadas por un total de 12 editoriales españolas, gestionadas por una nueva generación de profesionales.

Entre los nombres elegidos para esta exposición figuran las editoriales vascas Bassarai, fundada por Kepa Murua, que este año celebra su décimo aniversario; Astiberri Ediciones, dirigida por Fernando Tarancón, y Elea, de Iñaki Mendizabal y Alejando Oviedo. El resto son El Funanbulista, Sextopiso, Minúscula, Melusina, Páginas de Espuma, Libros del Asteroide, Editorial Periférica, Alpha Decay y Saure.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de junio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50