Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría de escuelas darán la sexta hora de clase y acabarán a las cinco

El 20% de los alumnos se beneficiarán de la medida el curso 2007-2008

El 80% de los alumnos de escuelas públicas recibirán una hora más de clase a partir del próximo curso. En total, cerca de 200.000 recibirán una sexta hora de refuerzo y profundización para equipararse a los centros concertados, financiados con dinero público. La mayor parte de alumnos de primaria pública saldrán a las cinco, media hora más tarde que con el horario estándar actual, anunció ayer el consejero de Educación y Universidades, Joan Manuel del Pozo.

La sexta hora de clase en la escuela pública es una de las principales medidas del pacto nacional por la educación, acordado en marzo entre el Departamento de Educación, los sindicatos, las escuelas concertadas y las entidades de renovación pedagógica. Hoy, un alumno de primaria de un centro concertado recibe 1.050 horas más de clase que otro de un centro público a lo largo de los seis años que dura este periodo escolar.

El pacto educativo prevé que la sexta hora se extienda a todas las escuelas públicas en un máximo de dos años, como reclamaban los sindicatos. Como norma general, las escuelas de municipios de más de 10.000 habitantes deberían sumarse a la sexta hora en el curso próximo y los de menos de 10.000 en el curso 2007-2008, siempre con la flexibilidad de poder aplazarla en el caso de aquéllos y de adelantarla en el de éstos.

La mayoría de las escuelas que empezarán a impartir la sexta hora están en la ciudad de Barcelona y en zonas con núcleos industriales como el Vallès Occidental, Baix Llobregat y Anoia. Sólo dos de las 898 escuelas situadas en municipios con más de 10.000 habitantes, ubicadas en Salou y Montornès del Vallès, han decidido retrasar la aplicación de la sexta hora de clase.

El 33,4% de los centros escolares de poblaciones de menos de 10.000 habitantes han solicitado hacer una hora más en el próximo curso, avanzándose en un año a lo que prevé el pacto por la educación. Del Pozo quiso lanzar ayer un mensaje "tranquilizador" y afirmó que la escuela pública "ha dado una respuesta ordenada y positiva" a la introducción de la sexta hora.

Media hora más

En cambio, algunos núcleos rurales de zonas de Girona y Lleida han preferido aplazar la aplicación de la sexta hora hasta el siguiente curso. En total, sólo 49.316 alumnos, el 19,93% de los 247.371 que estudian en la primaria pública empezarán a recibir la sexta hora de clase en el curso 2007-2008, de acuerdo con los datos que presentó ayer el consejero de Educación y Universidades.

En la mayoría de los casos, la sexta hora no supondrá alargar el horario una hora, sino sólo media. Esto se debe a que el 80% de las escuelas han acordado acabar las clases a las 17.00 horas, cuando la mayoría lo hace ahora a las 16.30. Para encajar esta hora de más, han decidido ganar 30 minutos en la pausa del mediodía y alargar otra media hora por la tarde. Sólo el 20% restante de los centros han optado por el horario de 8.30 a 13.00 y de 15.00 a 16.30, explicó el secretario de Educación, Francesc Colomé.

Para pactar el horario escolar se necesita el acuerdo de tres cuartas partes del claustro escolar de cada centro. En algunas escuelas, padres y profesores no han conseguido este acuerdo y es el Departamento de Educación el que decide la franja horaria atendiendo al horario de los centros cercanos y de los hermanos de los alumnos que estudian en otros centros próximos. Educación no proporcionó datos de dónde están los desacuerdos, aunque Del Pozo dijo que deberá intervenir "en pocos casos".

El impacto presupuestario de la sexta hora de clase es elevado. El Departamento de Educación ha presupuestado 248 millones de euros para financiar esta hora. Para el cuatrimestre septiembre-diciembre de este año se han presupuestado 20,8 millones. En paralelo, el departamento financiará el servicio de acogida de los alumnos por la mañana y la tarde de los niños del segundo ciclo de infantil (de tres a cinco años) que tengan hermanos en primaria, que harán una hora más, para homologar sus horarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de junio de 2006