Jiménez Lozano abre la biblioteca del Cervantes de Utrecht

El escritor José Jiménez Lozano, premio Cervantes 2002, inauguró ayer la biblioteca que lleva su nombre en el Instituto Cervantes de Utrecht. Atraído por pensadores como Erasmo y Spinoza y admirador del sosiego costumbrista de la pintura holandesa, el autor dedicó el centro a estos "amigos que me han prestado sus ojos, o mudado los míos para componer mi mirada". En funcionamiento desde hace una década, la biblioteca dispone de un fondo de 13.000 volúmenes y cuenta con 2.600 usuarios fijos.

Jiménez Lozano aseguró que su primer encuentro literario duradero fue precisamente con El elogio de la locura, de Erasmo de Rotterdam. Con el tiempo, le seguiría Spinoza. El papa Adriano VI de Utrecht (1521-1523), al que la Capilla Sixtina le pareció "un cuarto de baño", y la escritora judía Etty Hillesum, muerta en Auschwitz, acompañaron asimismo al escritor en su galería holandesa de ojos acogedores. De esta última recordó que fue capaz "de no expulsar de lo humano a los verdugos".

Con clases repartidas también por la Universidad Erasmus de Rotterdam y La Corte Penal Internacional (CPI), en La Haya, el Instituto Cervantes de Utrecht cuenta con 1.500 alumnos anuales. Además del español como lengua extranjera, forma profesores en la materia. La inauguración de ayer contó con la presencia de la directora del centro, Isabel-Clara Lorda Vidal; el secretario general del Instituto Cervantes, Joaquín de la Infiesta, y el embajador de España en Holanda, Alfonso Dastis.

Presentado por Germán Gullón, catedrático de la Universidad de Amsterdam, Jiménez Lozano cerró su conferencia recordando la importancia de asimilar el legado cultural "para ser mejores, saber y ser más".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de mayo de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50