Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo británico denuncia a una promotora por vender pisos sin licencia en la Costa del Sol

La justicia investiga una presunta estafa en la venta de cientos de viviendas a extranjeros

El grupo británico Ocean View Properties ha interpuesto una querella criminal en el Juzgado de Instrucción número 3 de Málaga, que ha sido admitida a trámite, contra la promotora inmobiliaria española Aifos por presuntos delitos de estafa y apropiación indebida en la compraventa de al menos 166 viviendas en la Costa del Sol entre 2001 y 2003. Ocean View acusa a Aifos de vender pisos sin licencia de obra y, a veces, sin asegurarse la parcela, y le reclama 20 millones de euros. Fuentes de Aifos, sin embargo, acusan a Ocean View de publicidad falsa y estafa, al entender que "en su afán de vender" ofrecieron a sus clientes información "incorrecta" sobre las circunstancias urbanísticas de algunas promociones.

Ocean View compraba las viviendas sobre plano a Aifos, para después revenderlas a ciudadanos británicos. Ambas empresas eran socias desde 2001. Y han acabado en un cruce de acusaciones a cuenta de una serie de presuntas irregularidades urbanísticas que han dejado sin casa a muchas personas en Málaga. ¿Cómo se pueden vender cientos de pisos sin tener los permisos necesarios? Eso se pregunta Jon Keyton-Smith, presidente de Ocean View, una firma de servicios inmobiliarios con sede en Birmingham que opera en España, sobre todo en la Costa del Sol, desde hace cinco años.

En su querella, presentada el 10 de marzo y admitida a trámite la semana pasada, el grupo acusa a Aifos de haber engañado y estafado a cientos de compradores, sobre todo británicos, a través de tres promociones que se vendieron sobre plano. Pero fuentes de Aifos, una inmobiliaria cuya facturación -346 millones en 2005- la sitúa entre las grandes del sector y centra su negocio en la vivienda en la costa, aseguran que Ocean View hizo creer a sus clientes "que las promociones contarían con la preceptiva licencia de obra y que la fase constructiva estaría en trance de finalización".

Las promociones en las que se han producido maniobras presuntamente delictivas, según consta en la querella, son Colinas de Estepona (Aifos no es propietaria del solar, ni tiene licencia de obra), Calahonda Hills (Aifos carece de licencia de obra) y Balcones (tampoco tiene licencia), todas en la provincia de Málaga. En conjunto, se trata de 166 contratos de compraventa sobre plano -se adquiere la vivienda sin construir, y hasta la entrega de llaves se van dando cantidades-, destinados principalmente a ciudadanos británicos, firmados entre 2001 y 2003. Ninguna ha empezado a construirse.

La estrategia de esta inmobiliaria, según consta en la querella, consiste en dar largas a los compradores todo el tiempo que sea posible para animarle a seguir pagando adelantos. En septiembre de 2004, Ocean View tuvo claro que algo raro sucedía en estas operaciones y no pagó el último pagaré. "Entonces Aifos resolvió los contratos de forma unilateral, devolvió sólo la mitad de lo pagado y empezó a vender esas viviendas inexistentes a terceros", explica en una entrevista el responsable de la empresa británica. En la querella se afirma que Aifos siguió vendiendo pisos sabiendo que iba a ser casi imposible construirlos, porque había problemas de licencias.

'Modus operandi'

Colinas de Estepona, una de las promociones con problemas, sirve de ejemplo del modo irregular que, siempre según Ocean View, actúa Aifos. Ocean View afirma que pagó en adelanto 3.486.000 euros en pagarés por 75 pisos. Pero la venta se produjo sin que Aifos fuera propietaria del solar en el que se comprometió a construir. La promotora malagueña, "a pesar del conocimiento de la imposibilidad de poder efectuar tal desarrollo, no comunicó dicha circunstancia a los compradores y, por contra, siguió cobrando".

Fuentes de Aifos aseguran que el problema de esta promoción surgió cuando se iba a hacer la escritura de propiedad de los terrenos, ya que el dueño optó por romper el acuerdo y vender la parcela a un tercero. Las acusaciones de Aifos se plasman en una querella presentada en abril en el Juzgado número 13 de Málaga contra los administradores de la firma británica, en la que les acusa de un presunto fraude y publicidad engañosa.

La compañía sostiene que "Ocean View ha engañado a sus clientes especulando con un sobreprecio del 30%" en las operaciones de compraventa de pisos, "realizando promesas de difícil cumplimiento y ocultando la información que Aifos le ha ido proporcionando oportuna y puntualmente". En algunos casos, Aifos acusa a la empresa de impago de algunas cantidades acordadas.

La promotora malagueña Aifos, que logró el año pasado un beneficio neto de 40 millones, un 80% más que el año anterior, tiene actualmente promociones en desarrollo por todo el territorio nacional, sobre todo la costa. Actualmente dispone de 44 oficinas, seis de ellas fuera de España (Alemania, Inglaterra e Irlanda). Además de la rama residencial, la empresa también explota dos hoteles de lujo en Marbella, los Guadalpín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 2006