El PSOE pide a la selección de fútbol que condene la prostitución en el Mundial

El Congreso reclama medidas para romper la ecuación entre este deporte y sexo de pago

El anuncio de que la prostitución a gran escala se instalará en "auténticos híper del sexo" en el Mundial de fútbol de Alemania consiguió ayer que el Congreso se mostrase unánime al pedir al Gobierno que traslade a la Federación Española de Fútbol la exigencia de "romper la ecuación" "entre la prostitución y el fútbol". Ramón Jáuregui, en nombre de los socialistas defendió la propuesta y pidió al seleccionador nacional, Luis Aragonés, y al capitán Raúl González, que "digan bien alto y bien fuerte que comprar sexo no es un deporte".

Jáuregui utilizó un tono "vibrante", según el portavoz del PNV, Emilio Olabarría, para poner coto al espectáculo que se avecina. En Alemania la prostitución está legalizada y, según afirmó el diputado socialista, "un complejo sexual de 3.000 metros cuadrados llamado Eros Center ha sido ya construido en las proximidades del Estadio Olímpico de Berlín. Lo mismo ha ocurrido en Colonia, en Dortmund y en varias ciudades alemanas".

Jáuregui aseguró que quería denunciar "la invasión masiva de la prostitución por un mercado indecente que mezcla el proselitismo y la explotación humana, que ofrece sexo al por mayor junto al estadio. Cientos de cabinas funcionales e higiénicas y cientos de mujeres a elegir, como en las estanterías de un supermercado, grandes híper del sexo para todos".

Según el diputado socialista "cerca de 50.000 mujeres han sido ya contratadas en los países pobres del este de Europa" para ejercer esta "prostitución masiva" en los mundiales de fútbol. "Muchas creen que serán camareras o limpiadoras de habitación de hotel, pero acabarán en Artenis, en el Eros-center de Berlín o en cualquier tugurio de luces rojas".

Jáuregui concluyó que quería pedir al "seleccionador nacional y al capitán de la selección española que digan bien alto y bien fuerte que comprar sexo no es un deporte; que fútbol, sí, pero prostitución, no".

La diputada popular María Jesús Sainz se adhirió a la propuesta, pero sin olvidarse de criticar al Gobierno por el hecho de que tenga que ser el Grupo Parlamentario Socialista el que le pida que ratifique el convenio del Consejo de Europa de mayo de 2005 contra la trata de seres humanos. Sainz añadió: "Las perdedoras del campeonato serán muchas mujeres, muchas niñas, que serán explotadas en la industria del sexo".

Precisamente el Consejo de Europa, el organismo que vela por los derechos humanos en el continente, ha pedido a la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) que condene el tráfico de mujeres en las ciudades donde se celebra el campeonato, entre el 9 de junio y el 9 de julio próximos.

La proposición no de ley fue aprobada por unanimidad, con 312 votos y dos abstenciones, aparentemente por error, después de que el PSOE aceptase enmiendas del PP, CiU e Izquierda Verde. El texto pide además que el Gobierno elabore un informe sobre sus actuaciones sobre prostitución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de mayo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50