Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Investigación de un supuesto fraude

Un arriesgado sistema de inversión

Por la compra de sellos se garantizaban revalorizaciones fijas anuales del 6% al 10%

La caída de tipos de interés de los últimos siete años ha disparado el interés por la inversión en sellos y monedas. Estas inversiones en bienes tangibles han tenido una rentabilidad media del 6% al 10%.

¿Cómo es posible ofrecer estas cifras tan altas con tipos al 3%? Afinsa y Fórum explicaban a sus clientes que era la revalorización del mercado de sellos lo que justificaba las plusvalías. Estas empresas, que controlaban casi todo el mercado de sellos, estaban tan seguras de esta rentabilidad que la garantizaban por escrito.

El funcionamiento de este tipo de inversiones es simple. El ahorrador invierte un dinero, con el que adquiere sellos, y pasado un tiempo los vende a la misma compañía, que se compromete a entregarle una rentabilidad mínima anual de entorno al 6%. Si una vez cumplido el plazo los activos se han revalorizado más del 6% anual, el inversor recibe una rentabilidad superior, que ronda el 10% de media.

Los clientes podían quedarse con los sellos, pero casi nadie lo hacía ante la posibilidad de que los robaran o se estropearan. No obstante, con cierta frecuencia los clientes pedían ver los sellos en los que habían invertido, a lo que accedían sin problemas las dos empresas. La custodia de los sellos era gratuita. Además, los usuarios recibían periódicamente un extracto en el que se les informaba de los activos que tenían en propiedad y de su valor exacto.

La Fiscalía ha actuado porque cree que el dinero invertido no se corresponde con el valor de los sellos en propiedad de las empresas afectadas. El problema es que Afinsa y Fórum Filatélico marcaban cuánto valían los sellos, teóricamente según un catálogo internacional, y a la vez eran los depositarios de los pliegos. Esta doble actuación es la que permite el fraude, según la Administración. Para no levantar sospechas, si los sellos no se revalorizaban tanto como esperaban, podían pagar a los antiguos clientes con la aportación de los nuevos, el timo de la pirámide.

Los sellos de Afinsa están asegurados en el mercado Lloyd's de Londres. Sin embargo, el 24 de abril pasado, el semanario Barron's publicó que Afinsa había sobrevalorado sus sellos y las aseguradoras estaban retirando sus coberturas. Era un aviso grave. Las acciones de Escala Group, filial de Afinsa, que cotizan en el mercado estadounidense del Nasdaq, cayeron ayer un 52,75%.

Afinsa y Fórum no están controladas ni por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ni por el Banco de España porque no invierten en activos financieros. Por eso, tampoco están protegidas por el fondo de garantía de depósitos. El Ministerio de Sanidad y Consumo es quien debe velar porque cumplan la normativa legal. La Asociación de Empresarios de Coleccionismo se ha quejado de que desde noviembre de 2003, cuando se redactó la ley, la Administración no haya desarrollado un reglamento para proteger al consumidor.

Tanto Afinsa como Fórum aseguraron ayer que no había ningún fraude y que "todas las inversiones están garantizadas". Afinsa publicó una nota en la que enviaba un "mensaje de tranquilidad" a sus clientes y empleados y aseguró que opera en el mercado con "la más absoluta legalidad, solidez y transparencia".

Representantes de consumidores, como la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) y la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes, denunciaron que esta situación podría afectar a 400.000 clientes. La Unión de Consumidores de España (UCE) anunció que pondrá su red de oficinas de toda España a disposición de los afectados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2006