Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 40% del territorio sufre procesos de desertificación severos, según expertos

El clima seco, la fragilidad del suelo y la acción humana, causas de la degradación

El 40% del territorio valenciano sufre procesos de degradación severos. Esta situación llevó ayer a investigadores, en un congreso que se celebra en Alicante sobre actuaciones para mitigar la desertificación, a exigir a la Generalitat un plan multidisciplinar en la lucha contra este fenómeno. El fundador del Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE) atribuyó al clima seco, la fragilidad del suelo y, sobre todo, a la actuación humana el avance de la desertificación. El experto lamentó la "inexistente" sensibilidad social sobre este asunto.

Naciones Unidas declaró 2006 Año Internacional de los Desiertos y de la Desertificación. Precisamente, la región valenciana es una de las áreas que sufren un severo proceso de degradación: el 40% de su territorio está afectado por este fenómeno. Esta circunstancia ha situado, sin embargo, a la Comunidad Valenciana en una de las regiones "pioneras y punteras" en la investigación, aplicación de estrategias y técnicas de restauración; no sólo para detener, sino también revertir la degradación de los ecosistemas. Actualmente, la desertificación es el problema más grave de la Comunidad Valenciana, señaló ayer el fundador del Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE), José Luis Rubio. El territorio más gravemente afectado abarca desde la mitad sur de la provincia de Alicante con una importante pérdida de capacidad de funcionamiento, puntualizó Juan Bellot, catedrático de Ecología de la Universidad de Alicante. Por ello, el fundador de CIDE consideró "imprescindible" la ejecución de un plan de lucha global contra la desertificación.

El clima seco, la fragilidad de los suelos valencianos, y la acción del hombre, esencialmente la edificación, han colaborado a acentuar el proceso de desertificación. La Universidad de Alicante reúne desde ayer y hasta hoy a expertos para analizar el estado actual de la desertificación, a propósito del programa forestal 2006 del CEAM y la Consejería de Territorio y Vivienda. Los especialistas visitan hoy Albatera, municipio en el que se aplica un proyecto pionero en la recuperación de entornos degradados. Sus peculiaridades medioambientales, miméticas a las de otros puntos afectados, fueron claves para ser escogida para la aplicación de este proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2006