Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España figura entre los principales destinos del tráfico de personas, según la ONU

Naciones Unidas afirma que la lucha contra la esclavitud sexual y laboral es "ineficaz"

España figura entre los principales países de destino del tráfico de seres humanos, sobre todo mujeres dedicadas a la prostitución. Así consta en el primer informe sobre trata de personas a nivel mundial que ha realizado la Oficina sobre Droga y Delito de Naciones Unidas. Según el trabajo, la mayoría de los "millones" de víctimas son mujeres y niñas. La ONU advierte de que "las redes de tráfico [sobre todo para prostitución pero también a la esclavitud laboral] se extienden por todo el planeta", lo que requiere una "respuesta global" frente a la "ineficaz" lucha actual.

Ningún Estado prácticamente permanece ajeno a la trata de seres humanos, según el informe Tráfico de Personas. Modelos Mundiales de la Oficina sobre Droga y Delito de la ONU (UNODC, en sus siglas en inglés). Identifica 127 países de origen de las personas traficadas, 98 de tránsito y 137 de destino. Entre estos últimos distingue 10 con una incidencia "muy alta": Alemania, Bélgica, Grecia, Israel, Italia, Japón, Holanda, Tailandia, Turquía y Estados Unidos. A continuación, incluye una veintena de Estados con una incidencia "alta" como destino de los seres traficados. España figura en este grupo junto con Reino Unido, Francia, Dinamarca, Polonia, Emiratos Árabes Unidos o Australia. España es también un país de tránsito, según la ONU, pero en un nivel bajo: las personas traficadas que llegan, sobre todo se quedan.

"Es extremadamente difícil establecer el número de víctimas en el mundo, pero seguramente son millones", según el director ejecutivo de UNODC, Antonio María Costa. El informe, difundido esta semana, carece de cuantificaciones concretas. Una laguna que el Ministerio del Interior español acaba de rellenar: en los dos últimos años la policía ha liberado a 3.035 extranjeras forzadas a prostituirse y ha detenido a 1.442 responsables de ello (ver EL PAÍS del pasado 26 de abril).

El estudio arroja luz sobre el funcionamiento de las redes de trata. "Las personas son captadas en su país de origen, transferidas por regiones de tránsito y explotadas en el país de destino", señala. Las víctimas, en general de países pobres, tienen como destino más frecuente la explotación sexual (sobre todo de mujeres, niñas y en menor medida, niños). También se dan casos de tráfico para ejercer trabajo forzado (más frecuente entre los hombres). Existen dos modelos de redes. Por una parte, los grupos con estructura jerárquica y fuerte disciplina interna que suelen compatibilizar esa actividad con otras como el tráfico de drogas, armas o inmigrantes y los secuestros. "Muchos de estos grupos tienen un solo líder, una fuerte identidad social y étnica y emplean la violencia", según la investigación. El segundo tipo lo forma un núcleo pequeño de dirigentes con otros grupos "asociados". Se dedican casi en exclusiva al tráfico de seres humanos y son "extremadamente violentos".

El estudio de la ONU, con datos de organismos internacionales, gobiernos y ONG entre 1996 y 2003, lamenta la escasa persecución de la trata de personas. Asegura que un camino para combatirla es acabar con el mercado que da beneficios a los delincuentes y actuar contra "los intermediarios que han levantado una industria criminal a base de negociar con seres humanos" y "contra los beneficios económicos que genera".

- África. Es sobre todo, un continente emisor de personas traficadas dentro del continente y a Europa Occidental, según el informe. Nigeria es el principal país de origen de las víctimas, seguida de Benin, Ghana y Marruecos.

- Asia. Las personas traficadas en Asia suelen permanecer en ese continente. Proceden en primer lugar de China, y Tailandia, pero también de Bangladesh, Camboya, India, Laos, Myanmar (Birmania) Nepal, Pakistán, Filipinas y Vietnam. Acaban principalmente en Tailandia, Japón, Israel y Turquía, pero también viajan a Camboya, China, Taiwan, Chipre, India, Pakistán, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

- Europa. Las víctimas suelen proceder del sureste y el centro de Europa, sobre todo de Albania, Bulgaria, Lituania y Rumania. En menor medida, son naturales de la República Checa, Hungría, Letonia, Polonia o Eslovaquia. Su destino más frecuente, aunque no exclusivo, es Europa occidental (Bélgica, Alemania, Grecia, Italia y Holanda, especialmente). Tras este pelotón de cabeza, el informe cita como destinos Austria, Bosnia-Herzegovina, República Checa, Dinamarca, Francia, Kósovo (región de Serbia) Polonia, España, Suiza y el Reino Unido. También llegan víctimas de Nigeria, Colombia y República Dominicana.

- Ex URSS. Los estados ex soviéticos, sobre todo Bielolorrusia, Moldavia, Rusia y Ucrania son los principales países de origen de las víctimas, que van hacia Europa occidental y América del Norte.

- América. Las víctimas son suramericanas o caribeñas (sobre todo de Brasil, Colombia, República Dominicana, Guatemala y México). Van más a Norteamérica.

- Oceanía. Australia y Nueva Zelanda son los destinos de personas traficadas procedentes sobre todo del Sureste asiático.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de abril de 2006