Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Colegio de Arquitectos de Murcia acusa a un funcionario de avalar proyectos ilegales

El Colegio Oficial de Arquitectos de la Región de Murcia ha presentado un escrito ante el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia, Manuel López Bernal, en el que asegura que el hasta hace un mes jefe de Planeamiento de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Murcia (PP), Joaquín Peñalver, "ha informado favorablemente proyectos urbanísticos totalmente ilegales". Los arquitectos justifican esta denuncia al considerar que no se puede aumentar la edificabilidad de un plan parcial sin antes modificar el Plan General, que es una norma de rango superior. Además, aseguran que Peñalver hizo "valoraciones a la baja del patrimonio municipal que se iba a ceder a privados".

En el escrito se asegura que las actividades del estudio de la familia de Peñalver son incompatibles con el puesto de responsabilidad que ocupa [jefe de los arquitectos municipales], "independientemente de la acumulación de proyectos del arquitecto jefe, sus familiares, socios y colaboradores manifiestos".

Uno de los casos que denuncian los arquitectos es el plan parcial que ha dado lugar a la construcción del estadio de fútbol del Real Murcia, el Nueva Condomina. Según el documento que obra en poder de la fiscalía, el plan general vigente determinaba para el sector citado la calificación dotacional-residencial, con una edificabilidad de 0,09 metros cuadrados por metro cuadrado. El plan contemplaba un posible aumento de hasta 0,20 si en la zona se creaba un gran equipamiento para la ciudad, como era el estadio de fútbol. Pero "años más tarde, sin modificar el plan general, tal y como era necesario", según los arquitectos, "el plan parcial elevó la edificabilidad a 0,6, multiplicando casi por seis la permitida, todo ello con el informe favorable de Peñalver".

El documento aporta datos concretos sobre cómo presuntamente el entramado del estudio de la familia de Peñalver captaba a sus socios, colaboradores, trabajadores y clientes en general.

Retrasos y ensañamiento

Las quejas que presentaban los arquitectos, y que según el colegio motivaron el inicio de un expediente por parte del Comité Deontológico por la presunta incompatibilidad de Peñalver con los negocios del estudio de su familia, "se producían en varias direcciones: Retrasos injustificados y ensañamiento con los proyectos presentados por otros compañeros, hasta hacerlos desistir de sus encargos; acumulación de encargos, hasta límites insospechados (casi un proyecto diario), tanto de urbanismo como de edificación del entramado de sociedades vinculadas a Peñalver; continuada prevaricación en sus informes como técnico municipal, aprobando figuras urbanísticas de imposible encaje en el ordenamiento legal, modificaciones en rango inferior de determinaciones del plan general, y valoraciones económicas totalmente desviadas de la realidad, perjudicando de forma notable los intereses públicos y los de particulares ajenos a su entorno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de abril de 2006