Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acantilado reedita el estreno literario de Roberto Bolaño y García Porta

La editorial Acantilado recupera del limbo de los libros Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce, la novela escrita al alimón por Roberto Bolaño (Santiago de Chile, 1953-Barcelona, 2003) y Antoni García Porta (Barcelona, 1954). La obra, que supuso el debut de ambos autores, se publicó en 1984 bajo el sello Anthropos tras conseguir el premio Ámbito Literario de Narrativa.

Bolaño y Porta se conocieron en 1978, cuando el primero vivía en la barcelonesa calle de Tallers. Desde el inicio de su amistad se embarcaron en varios proyectos comunes, especialmente en la escritura de guiones y de cuentos. Los frutos de aquella amistad tardarían un poco en llegar. Porta esbozó en el verano de 1979 la trama de una descabellada novela policiaca, titulada por entonces Flores para Morrison, que fue circulando entre sus amigos. Bolaño, quien ya se había trasladado a Girona, se encargó de redactar en la distancia la versión definitiva. Todo eso lo recuerda Porta en el prólogo de la reedición, que incluye como epílogo un relato inédito que también escribieron a cuatro manos, Diario de bar.

Una vez convertido el bosquejo de Porta en Consejos..., el escritor chileno trató de vender sin éxito la novela a diversas editoriales, además de presentarla a premios variopintos, en los que cosechó la misma mala suerte. Es bien sabido que Bolaño tuvo que capear durante décadas con unas estrecheces económicas agobiantes. Muy enfermo, dedicó sus últimos años a la colosal 2666 (Anagrama) con la que quería asegurar el futuro de los suyos. Finalmente, recibieron la buena noticia de Anthropos, pero a Bolaño le salió mal la jugada. "El premio no tenía dotación económica. Fuimos a la editorial a negociar y conseguimos que nos dieran 50.000 pesetas (300 euros)", recordó Porta en la presentación del libro. De aquella primera edición se vendieron 500 ejemplares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de abril de 2006