Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PASQUAL MARAGALL | Presidente de la Generalitat de Cataluña

"Tendremos el mejor Estatuto de autonomía de Europa"

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, ha remodelado esta semana su Gobierno tripartito, con la intención de agotar la legislatura y sacar el máximo partido al nuevo Estatuto, que, sostiene, "será el mejor de Europa". Pero el cambio de Gobierno ha elevado a consejero de Gobernación a Xavier Vendrell, protagonista de las polémicas cartas solicitando cuotas a funcionarios y asimilados en beneficio de Esquerra.

Pregunta. Estos cambios en el Gobierno de la Generalitat ¿responden a la necesidad de reforzar su autoridad, de sacarse la espina de la crisis que no pudo hacer en octubre porque los partidos no le dejaron?

Respuesta. El cambio de Gobierno era necesario. Debemos encarar con mayor empuje lo que falta de mandato y no hay una razón sólida para esperar al referéndum del 18 de junio...

"Vendrell se equivocó y lo ha reconocido. Creo que no hay delito. Debemos esperar a que actúe como consejero para juzgarlo como consejero"

El pacto con Artur Mas sobre el Estatuto fue "una astucia productiva de Zapatero". El futuro de las izquierdas "depende de las elecciones"

"Hemos recuperado el ritmo de crecimiento económico; la ley de barrios es columna vertebral de nuestra política, para evitar la intolerancia"

P. Pero existía el compromiso con los partidos del tripartito de esperar hasta entonces.

R. No.

P. Pues ellos dicen que sí...

R. Eso ha corrido. Pero nosotros hemos de estar listos para ponernos a pleno rendimiento una vez que se apruebe el Estatuto.

P. ¿Se siente el presidente Maragall prisionero de Esquerra?

R. Eso lo hace correr la derecha.

P. ¿Se aferra al tripartito para seguir como presidente?

R. Mi supervivencia y la de las izquierdas dependen de quién gane las elecciones. Y punto.

P. Algunas incorporaciones al nuevo Gobierno han sido bien recibidas -las de Ferran Mascarell en Cultura o Jordi Valls en Industria y Trabajo-. Pero han quedado oscurecidas por la del nuevo consejero de Gobernación, el republicano Xavier Vendrell.

R. Vendrell ha sido discutido...

P. Lógico, es una especie de el cobrador del frac de Esquerra...

R. Pero, ¿no tienen todos los partidos un secretario de finanzas?

P. Una cosa es ingresar respetando las normas del Eestado de derecho y otra, utilizar la Administración para cobrar cuotas.

R. Cometió un error, pero ya lo ha reconocido. Lo que me escandaliza es el escándalo de la derecha.

P. Tampoco la izquierda está muy tranquila...

R. Hay dos tipos de partidos: los que tienen dinero y los que no lo tienen. Y estos últimos van a buscar el dinero al único lugar donde pueden, a sus militantes y simpatizantes.

P. Sacarlo de donde pueden es una cosa y otra muy distinta es, desde un cargo en la Administración, pedir dinero a los cargos de confianza colocados en las instituciones.

R. Se equivocó y lo ha reconocido. Pero no me escandaliza lo suficiente para concluir que esa persona no puede ejercer como consejero. Insisto, hay partidos que no deben recurrir a los militantes, o no tanto, porque tienen dinero.

P. En el caso de Vendrell hay una investigación de la fiscalía en marcha. ¿Y si resulta imputado por coacciones?

R. Pues pasaría lo que ha sucedido en otras ocasiones...

P. ¿Que dimitirá? ¿Da eso una buena imagen del Gobierno?

R. Creo que no hay delito. Y me escandaliza que los partidos que tienen dinero se escandalicen. El problema de Vendrell es que pidió dinero a alguien que no era militante...

P. Pero ahora es el consejero responsable de los funcionarios. Elevarlo a consejero entraña el riesgo de ofrecer la imagen de una especie de lottizazione de la Administración, primando la entrada de militantes por encima de personas capacitadas para el puesto...

R. Todos los partidos son sospechosos de eso. ...

P. Ustedes acusaron a CiU de este tipo de prácticas... Copian su modelo.

R. De ninguna manera.

P. La persona que debe investigar dentro de la Administración el envío de cartas de Vendrell debe ser nombrado por el consejero en cuestión. ¿Cómo garantiza el presidente de la Generalitat esta investigación?

R. Garantizo la ecuanimidad de esa investigación. No habrá puntos oscuros. Lo garantizo. Debemos esperar a que actúe como consejero para evaluarlo como consejero.

P. Las cosas no han empezado con buen pie. Los tres consejeros destituidos de ERC e Iniciativa no se presentaron a la toma de posesión del nuevo Gabinete...

R. Ustedes no son tan rigurosos con las contradicciones en el seno de CiU como con las del tripartito...

P. Presidente, EL PAÍS ha dado cumplida cuenta de todos los problemas en todos los partidos y Gobiernos, sin distinción.

R. La impresión que tengo es que no se mide con el mismo rasero. De todas maneras, debo decir que el clima de trabajo en el seno de Gobierno catalán ha sido excelente.

P. Pero eso contrasta con la ausencia de varios consejeros cesados en el traspaso de poderes.

R. La cultura de coalición está asentándose. La verdad es que en Cataluña y en España no hay tradición de Gobierno de coalición. Miren lo que sucede en Europa, lo que ha ocurrido con los Gobiernos de Berlusconi-Bossi-Fini... Nunca llegaremos a esa situación.

P. Ahora veremos que sucederá con Prodi, D'Alema, Rutelli y Bertinotti...

R. En el caso de Cataluña la coalición es muy amplia. Va desde socialistas-federalistas a inependentistas, pasando por los ecologistas de izquierda...

P. El Estatuto era el proyecto estrella del Gobierno. Sorprende que el primer día en que toma posesión, el nuevo consejero de Gobernación diga que el Estatuto es "una tomadura de pelo".

R. Hay gente en Esquerra que opina así, que el Estatuto es malo. Yo creo que es muy bueno.

P. ¿Y pueden gobernar así?

R. Sí, se puede gobernar, porque el Estatuto ya está acabando su trayectoria. El Gobierno no puede prohibir a un partido que le da apoyo votar diferente. El Estatuto es el tema estrella de la legislatura, no sólo del Gobierno. Y eso ha oscurecido los muy importantes resultados concretos de la obra de gobierno.

P. ¿Votará ERC finalmente sí?

R. Lo deseo, pero lo veo muy difícil.

P. ¿Su Gobierno de coalición es viable con un voto en blanco e inviable con un voto negativo?

R. Yo creo que el Gobierno es independiente de eso. El Estatuto es una obra del Parlamento catalán y del español y del pueblo de Cataluña, que lo aprobará con amplio margen.

P. El descuelgue del PP en el consenso tanto del Estatuto catalán como del andaluz resta solidez a la "España plural".

R. La ausencia del PP en el consenso del proyecto andaluz es grave. Es como si en Cataluña el texto no contara con el apoyo del PSC o de CiU.

P. ¿Planea repetir mandato?

R. No veo razones para no repetir.

P. ¿Cuenta para ello con el respaldo del presidente Zapatero o lo ve más proclive a apoyar un candidato no socialista en Cataluña?

P. Yo no le debo pedir ese apoyo. Le pediré que venga a los mítines. No se trata de que él deba dar luz verde.

P. ¿Cómo ha digerido las buenas relaciones entre Zapatero y el líder de la oposición en Cataluña, Artur Mas?

R. Yo, mejor que otros... Fue una astucia productiva, la de Zapatero.

P. Hace unas semanas, en el mitin de Cornellà junto a Zapatero se refería a que él sorprende más que usted aunque se diga lo contrario, ¿se refería a eso?

R. Todo el mundo lo ha entendido así. La reunión Zapatero-Mas nos sorprendió a todos.

P. Esa "astucia" da alas a Mas, que ha crecido, aparece como el gran aliado y explica bien el Estatuto en todas las cadenas de televisión.

R. Es verdad. Es curioso que sea Mas quien explique un Estatuto que hicieron el republicano Joan Ridao, el ecosocialista Joan Saura y el socialista Miquel Iceta -luego se sumó el convergente Francesc Homs- . Mas tuvo importancia en la aprobación, aunque a base de extremar el texto, pero no en la redacción y elaboración, que fue mérito de los partidos de izquierda. Nosotros facilitamos su incorporación con generosidad, y él respondió arriesgando y con coraje. Nosotros hicimos concesiones sobre la futura ley electoral, al acordar que fuera necesaria una mayoría de tres quintos para elaborarla. Eso les da derecho de veto, pero nos ayudará a todos en el futuro. CiU ha sacado buenos resultados electorales utilizando indebidamente una disposición transitoria del Estatuto de 1979, ¡una transitoria que ha durado 23 años! y que perjudica a las zonas más pobladas... Ya en 1999 sacamos más votos que CiU, pero no conseguimos más diputados.

P. Ustedes necesitarían 140.000 votos más que CiU para sacar un diputado más que ellos, debido a esa prima a las zonas rurales sobre las urbanas. Dicen que Mas le ha pedido a Zapatero que se respete en Cataluña que la fuerza con más diputados sea la que obtenga la presidencia de la Generalitat.R. Seguro que Mas no se atreve a pedirle a Zapatero que quien ocupe la presidencia de la Generalitat sea el candidato más votado, porque desde 1999 hemos sido nosotros.

P. ¿Se vería encabezando un Gobierno de coalición con CiU?

R. Lo veo muy difícil. Ahora es absurdo hablar del tema, porque estamos en la zona donde la legislatura parte aguas.

P. Hablemos de la legislatura. ¿En qué se nota que este Gobierno tripartito es de izquierda?

R. Ya hemos puesto a la economía catalana al mismo ritmo de crecimiento que la española, saneando las finanzas públicas y dando un salto gigantesco en inversiones y tecnología. Hemos progresado en la salud, aumentando los minutos de visita por paciente, y en la escuela, multiplicando las guarderías y llegando a un pacto nacional con todos los sectores, algo inédito.

P. ¿Y en la integración de los nuevos inmigrantes?

R. La ley de barrios, que busca la rehabilitación y reconversión de los 40 barrios más problemáticos, es una de las columnas vertebrales de nuestra política: intervenimos allí donde la convivencia es más frágil. Eso afecta a la inmigración, claro. En estos dos años no ha habido ningún conflicto de envergadura, y eso que el aumento de la población está siendo exponencial. Es un éxito. El Gobierno está junto a los alcaldes, pendiente de evitar que surjan brotes de intolerancia. Vamos a dar un mayor impulso a todas estas políticas. Para ampliarlas, también necesitamos el nuevo Estatuto. Ahora lo tendremos: un Estatuto con una ambición muy superior a la de cualquier autonomía europea. Tendremos el mejor Estatuto de autonomía de Europa.

P. El PSOE, Zapatero lo explicitó en una ejecutiva, insiste en que usted y el PSC lo defienden con escaso entusiasmo.

R. A mí eso no me consta. El PSC -partido federado con el PSOE- es la columna vertebral del Estatuto y de la arquitectura política española, porque tiene un planteamiento federal y porque ha sido decisivo para que el PSOE avanzase hacia la España plural. El PSC ha sabido contener sus ambiciones y derechos. Ha aceptado, por ejemplo, prescindir de momento de tener grupo propio en el Congreso.

P. ¿Dan a sus amigos del Gobierno central más problemas que ayuda?

R. Nosotros creamos algunos problemas, pero ofrecemos siempre soluciones avanzadas. Es lógica la tentación de buscar a alguien que represente a Cataluña pero que no les obligue a replantearse España, como el nacionalismo catalán de centroderecha, que nunca se ha interesado por la España plural ni nada semejante. Nosotros sí, somos parte de España, somos España, no la consideramos una cosa ajena y distante con la que se negocia un trato mercantil, aunque a veces es más fácil de encajar desde allá. El federalismo es más complejo, de acuerdo, pero es mucho mejor que los tratos tácticos con alguien que se siente ajeno. ¿Quién subió el techo del Estatut antes de su aprobación el 30 de septiembre? CiU. ¿Quién creó pues problemas a Zapatero? ¿Creen que nadie ha ha visto la jugada de CiU de subir el techo del Estatuto y luego pactar a la baja?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de abril de 2006