Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE otorga a España el 80% de las licencias de la pesca con Marruecos

Los embajadores de los 25 Estados miembros de la Unión Europea alcanzaron ayer un acuerdo sobe el reparto de las licencias de pesca con Marruecos, pero discreparon sobre la necesidad de hacer una declaración unilateral sobre las aguas del Sáhara Occidental, según fuentes diplomáticas.

De las 119 licencias previstas por el convenio suscrito en julio con Rabat, 95 corresponderán a España, según el reglamento pactado ayer. Estas disposiciones concitan una mayoría suficiente como para que, según la presidencia austriaca de la UE, el acuerdo sea ratificado en mayo y entre en vigor en junio, con tres meses de retraso sobre la fecha anunciada. Previamente, el Parlamento Europeo debe también dar su visto bueno.

El embajador sueco Sven-Olof Petersson insistió en que la aprobación del acuerdo debía de ir acompañada de una declaración de los Veinticinco recalcando que los ingresos que proporcionará a Marruecos la pesca en aguas del Sáhara Occidental debe beneficiar al pueblo saharaui.

Estocolmo alega, en contra de la posición de la asesoría jurídica del Consejo de Ministros de la UE, que la doctrina de la ONU obliga a hacer esta salvedad. Argumenta además que el acuerdo de libre comercio entre EE UU y Marruecos excluye al territorio de la ex colonia española.

Suecia mantuvo esta posición con cada vez menos apoyos -Chipre, Irlanda, Finlandia y Holanda la secundaron- gracias a las gestiones del ministro Miguel Ángel Moratinos, el lunes en Copenhague, y a las que llevaron a cabo, el miércoles, la Comisión Europea y la Embajada española ante la UE.

España, Francia y Portugal tacharon el proyecto sueco de "inoportuno" porque la pesca no debe ser politizada. La iniciativa, advirtieron, podría incluso incitar a Marruecos a cancelar su ratificación del acuerdo de pesca.

La propuesta sueca será de nuevo debatida en una reunión de embajadores en mayo y, si no hay acuerdo, serán los ministros los que discutan de ella, pero Estocolmo no posee suficientes apoyos para que prospere.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de abril de 2006