Manuel Lombardero se sumerge en el mundo oculto del jazz

El cineasta dirige 'Todos amamos a Gloria Cole', con Rubén Ochandiano y Flora Martínez

Mientras escribía el guión de On a blue note, un filme en torno al mundo del jazz que no llegó a rodarse, Manuel Lombardero (Barcelona, 1957) acumuló mucha documentación sobre ese estilo de música y una gran curiosidad hacia sus intérpretes. Un día, leyendo un artículo de Joan de Sagarra a propósito de un sórdido crimen sucedido en los sesenta, en el que se vio mezclada la cantante Gloria Cole, una belleza negra de la que estaban prendados muchos de los clientes del Jamboree de Barcelona -club nocturno muy frecuentado por aquel entonces por miembros de la denominada gauche divine-, el cineasta tuvo una inspiración para un nuevo guión. En este caso recurrió a Ignacio del Moral (Los lunes al sol, Planta 4ª), que, con su colaboración y la ayuda del copioso material recopilado por el director, escribió Todos amamos a Gloria Cole. Una película que Lombardero describe como "una historia de personajes".

El cineasta acaba de rodar estos días el largometraje -el segundo de su filmografía como director tras En brazos de la mujer madura- en Barcelona, con un reparto encabezado por Rubén Ochandiano (La flaqueza del bolchevique, Tapas) y la colombiana Flora Martínez (recientemente galardonada en el Festival de Málaga por su papel en Rosario Tijeras) y en el que también figuran José Coronado y Nancho Novo, además de la cantante de jazz Caroline Henderson, que da vida al personaje de Gloria Cole, y que sobre el escenario de un reconstruido Jamboree -en el sótano de una tienda del Raval barcelonés- está acompañada por los músicos Raynald Colom y Horacio Fumero.

Lombardero explica que, para el cartel, ha elegido a profesionales "sólidos, pero poco conocidos" con la idea de que ayuden a dar a la cinta el "toque documental" que persigue. Rubén Ochandiano explica que las dos semanas de ensayos previos al rodaje han sido fundamentales para encontrarle el punto al personaje de Alfredo, al que encarna, "un tipo", según él, "complicado, que se sitúa muy al límite de todo". El actor, dice, afronta este papel "como un reto, placentero y muy estimulante". Por su parte, Flora Martínez, para quien éste es su primer rodaje en España, asegura que Lola, la muchacha marginal a la que da vida, le da la posibilidad de "mostrar la humanidad de un ser humano que vive inmerso en la violencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de abril de 2006.

Lo más visto en...

Top 50