Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Movilidad laboral

Los flujos migratorios y la seguridad en la frontera entre México y Estados Unidos han dejado en un segundo plano el otro gran tema de preocupación de los tres socios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte: las dificultades para enfrentar la agresividad económica y comercial de los países asiáticos, especialmente del gigante chino.

La movilidad laboral, los bajos costos de la mano de obra mexicana y el desarrollo tecnológico de EE UU y Canadá son algunas de las propuestas que se han puesto sobre la mesa en Cancún.

El presidente Fox propuso al primer ministro canadiense abrir las puertas a "trabajadores mexicanos invitados". Canadá tiene desde 1974 un programa de trabajadores agrícolas temporales de México, que el Gobierno quiere ampliar al sector de la construcción, la restauración rápida y otros servicios que no requieren mano de obra cualificada.

La movilidad de la mano de obra que permita que los ciudadanos de los tres países puedan trabajar en cualquiera de ellos es una de las alternativas que están sobre la mesa, aunque las reticencias son muy fuertes por razones de seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de abril de 2006