Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acuerdo para mantener la máxima actividad en el sector de la remolacha

La Junta de Andalucía, los agricultores y los sindicatos firmaron ayer un "compromiso por el mantenimiento de la máxima actividad en el sector remolachero andaluz", que prevé un plan de mejora de la competitividad y "soluciones concretas y satisfactorias" para los futuros despidos.

El consejero de Agricultura, Isaías Pérez Saldaña, dijo que Andalucía "va a intentar mantener a toda costa su producción" y que las posibles medidas para mejorar la competitividad "se harán siempre desde el acuerdo de todas las partes".

La reforma de la OCM del azúcar, aprobada por la UE el 20 de febrero pasado, prevé mantener sólo la productividad que haga competitivo al sector, por lo que productores y sindicatos andaluces desean llegar a la campaña 2009-2010 con dos fábricas en Andalucía trabajando "a pleno rendimiento en condiciones de rentabilidad" frente a las cinco actuales.

La industria azucarera tiene en Andalucía tres empresas: Azucareras Reunidas de Jaén (ARJ) en Linares (Jaén), Guadalfeo-Hispania en Motril (Granada) y Azucarera Ebro, con plantas en La Rinconada (Sevilla), dos en Jerez de la Frontera (Cádiz) y otra en Jédula (Cádiz).

Miguel López, portavoz de la asociación agraria COAG, recordó que el sector mantiene a 7.000 familias en Andalucía y por ello aseguró que "aunque la industria tira hacia el Norte", los agricultores andaluces "no van a aceptar una reestructuración impuesta por la industria".

El pacto firmado apuesta por el mantenimiento del máximo cultivo de remolacha en Andalucía y establece que los cierres de fábricas, si se llegan a producir, "deben ser objeto de un acuerdo entre las partes afectadas, deben tener en consideración la capacidad real de abastecimiento de remolacha por parte de los productores" y "nunca responderán a una decisión unilateral de la empresa".

El cultivo de la remolacha, según datos de la consejería de Agricultura, genera en Andalucía un volumen económico de 320 millones de euros, crea 700.000 jornales en el campo, 2.300 empleos directos en la industria y 4.000 indirectos.

En cuanto al conflicto de la fábrica de Linares (Jaén), que procesa también remolacha de Castilla-La Mancha, Pérez Saldaña aseguró: "A día de hoy no hay ninguna razón para anunciar ningún cierre. Esa medida, según dijo, pasaría "ineludiblemente por un acuerdo" entre los respectivos Gobiernos autónomos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de abril de 2006