Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendidas tres días las protestas por la huelga de limpieza de Irún

Empresas y sindicatos deciden reunirse el lunes tras acercar posturas

La huelga iniciada el 23 de enero en Irún por 58 empleadas de las firmas de limpieza Eulen, Clece y Valoriza en demanda de su equiparación salarial con las limpiadoras municipales empieza a tener visos de solución. Ayer, en el primer día de negociaciones, las empresas ofrecieron a los sindicatos igualar en ocho años los sueldos a los de las limpiadoras del Gobierno, inferiores a las municipales. Las centrales recibieron "muy positivamente esta primera oferta" y suspendieron sus movilizaciones hasta el lunes, fecha de la segunda reunión.

El acuerdo no está cerrado, ni mucho menos, pero empresas y sindicatos (ELA, LAB y ESK) han acercado algo sus posturas y, por primera vez desde que se inició el conflicto, se han mostrado conciliadores. "Lo importante es que se ha abierto la negociación y que existe voluntad real de llegar a un acuerdo por ambas partes", coinciden las partes.

Las empresas llegaron a la sede donostiarra del Consejo de Relaciones Laborales con una oferta que no alcanzaba las reivindicaciones de las huelguistas, que persiguen cobrar un 35% más, como sus colegas funcionarias del Ayuntamiento. Pero sí realizó una aproximación. Sobre la mesa puso su propuesta para equiparar en ocho años el salario de sus empleadas al de las trabajadoras que limpian aulas de secundaria para el Gobierno vasco. "Nosotros estamos dispuestos a rebajar la diferencia retributiva con las funcionarias del Ayuntamiento, pero que sea en dos años, porque para dentro de ocho algunas de las trabajadoras estarían ya jubiladas", explicaron fuentes sindicales.

Las diferencias entre patronal y sindicatos en cuestiones salariales no parecen insalvables. Las huelguistas cobran un sueldo base de 14.700 euros brutos anuales. Las empresas han ofrecido un aumento en ocho años de 3.600 con sus correspondientes IPC, pero los sindicatos piden 1.500 más. "Valoramos esta primera oferta", afirmaron las centrales, que advirtieron: "No vamos a firmar nada sin que se regule una bolsa de empleadas eventuales, para que cuando quede una plaza vacante sean ellas quienes vayan entrando fijas".

Así las cosas, las trabajadoras dejaron ayer en suspenso todas las movilizaciones previstas hasta el lunes, fecha fijada para la próxima mesa negociadora y día en que la Vuelta Ciclista al País Vasco sale de Irún. Pero mantienen en vigor la huelga, que está afectando a centros escolares. La ikastola Elatzeta, que cerró sus aulas de dos años el lunes, las reabrirá hoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de marzo de 2006