Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tecnócrata de origen italiano

Río de Janeiro

Guido Mantega, el nuevo ministro de Economía brasileño, nació en Génova (Italia) hace 56 años. Llegó a Brasil con dos años. Pertenece al Partido de los Trabajadores (PT), aunque siempre se ha considerado más un técnico que un político. Estudió economía en la Universidad de São Paulo (USP) y se doctoró en sociologia. De 1993 a 2002 fue el principal asesor económico del presidente Lula.

Estuvo a su lado en todas las tentativas de elección y al ganar Lula las presidenciales en 2002 fue nombrado ministro de Planificación.

De carácter afable como su antecesor Antonio Palocci, Mantega tiene buenas relaciones con los medios de comunicación. Es firme en sus convicciones y a pesar de estar de acuerdo con la política de rigor fiscal de Palocci, defendiendo el actual superávit fiscal, es más liberal en otros campos de la economía.

En varias ocasiones mantuvo abiertos desacuerdos con la política de intereses altos -en algún momento, los más altos del mundo- por entender que ello frenaba el crecimiento de Brasil. Mantega fue siempre de la idea de que mientras tener dinero en el banco cree mayores beneficios que invirtiéndolos, por ejemplo en empresas, Brasil difícilmente podrá crecer al ritmo de los países de fuerte desarrollo, como es en realidad.

La analista económica de O Globo, Miriam Laitão, escribió ayer: "Mantega tendrá que alejarse mucho de la fe que profesaba en 2001, cuando elogió la política de los años setenta y dijo, en una entrevista que los militares sí tenían un proyecto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de marzo de 2006