Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fin de semana

Muros de luz

El Artium ofrece hasta principios de mayo la exposición Muros de luz, de Aitor Ortiz (Bilbao, 1971). Son imágenes fotográficas de gran tamaño, mural en su mayoría, que mantienen cierto parentesco con anteriores representaciones del autor inspiradas en estructuras arquitectónicas. En esta ocasión huye de columnas y vigas de hormigón para llegar hasta las raíces de la piedra y el cemento. De esta manera, el escenario elegido es una cantera, pero no se conforma con registrar las huellas que el hombre y sus máquinas dejan sobre estos paisajes. Antes de hacerlo interviene con sus focos e ilumina huecos, esquinas y canales. Conseguido el efecto deseado, realiza la toma. Luces y líneas, en blanco y negro, se trasportan a un soporte que puede ser de papel, tela, aluminio o metacrilato. Desde ese momento van apareciendo para el espectador evocaciones complejas impregnadas por la brillante lírica visual.

La trayectoria de este autor se ha manifestado en distintos libros y numerosas exposiciones colectivas o individuales, dentro y fuera de España. Para aproximarse a ella, junto a las salas donde expone los responsables del museo han dispuesto un pequeño habitáculo donde consultar parte de estas referencias. Han dispuesto la bibliografía más reciente, pero quizá para entender mejor los resultados a que está llegando el fotógrafo convendría también mostrar trabajos como Caosmos o incluso sus trabajos sobre la trasformación arquitectónica y urbana de Bilbao.

A pesar de estas pequeñas ausencias, el espectáculo y el disfrute visual está garantizado. La puesta en escena es verdaderamente singular. Las salas que muestran las fotografías están en tinieblas. Los focos de alumbrado inciden puntualmente sobre las composiciones. Esta presentación, a modo de un imán, lleva inexorablemente la mirada del espectador hacia los muros de la cantera. De inmediato percibe los puntos de vacío de donde surgen destellos blancos, todo envuelto en una geometría donde dominan los ángulos rectos. Las sensaciones que ofrece nos aproximan a las esculturas de Oteiza relacionadas con la desocupación espacial del cubo. En el caso de Ortiz el vacío de sus muros, lo desocupado de las canteras, lo llena con luz. Así, construye un nuevo universo de significados y sensaciones, donde el hombre y su entorno son protagonistas. Un ensayo icónico muy loable donde las texturas, además de la geometría y, por supuesto, la luz, son motivo de nueva experimentación para el autor.

Muros de luz. Museo Artium. Francia 24; Vitoria. Hasta el 2 de mayo. De martes a jueves y domingos: de 11.00 a 20.00; viernes y sábados: de 11.00 a 20.30. Lunes no festivos, cerrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de marzo de 2006