Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:KIKE DÍAZ DE RADA | Actor | Fin de semana

"El florido pensil' tiene algo de catarsis"

Kike Díaz de Rada (San Sebastián, 1959) se subió el 23 de febrero de 1996 por primera vez a un escenario caracterizado como uno de los cinco "fracasados" que protagonizan El florido pensil. Diez años después, volvió a hacerlo ayer en el reestreno del montaje sobre el libro de Andrés Sopeña, visto por más de 800.000 espectadores en 1.200 representaciones.

Pregunta. ¿Qué ofrece El florido pensil?

Respuesta. Un fresco sobre la educación en la época de Franco. Es un recuerdo de cómo fue, en qué se basó, cuáles eran sus sistemas ideológicos y la propaganda del franquismo en las aulas.

P. Dice que hay una asignatura pendiente en esa cuestión.

R. Sí. El franquismo se dedicó a establecer una serie de mitos sobre la historia y la forma de ser de los españoles que la Transición no desmontó, seguían funcionando como un referente. En El florido pensil nos dedicamos a desmontar uno tras otro esos mitos, muros sobre los que el franquismo edificó la imagen que quería dar de España.

P. ¿Puede herir sensibilidades?

R. Nunca nos hemos planteado herir sensibilidades, no es una comedia hecha contra nadie. Tiene algo de catarsis, porque la tragedia va por debajo. Nunca se incide en los aspectos más negativos que tuvo la época y la educación. Simplemente late al fondo. No es una comedia descarnada, es una comedia amable que libera, no angustia.

P. ¿Por qué no abundan las producciones vascas con tantos espectadores y tantas representaciones?

R. No abundan ni las vascas, ni las de ningún sitio. En los últimos diez años, El florido pensil ha sido un éxito como no ha habido otro; esto es una isla. Y, claro, el teatro vasco es muy reducido y no se le puede exigir el mismo rendimiento siempre. Ese rendimiento para una obra pequeña es muy complicado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de febrero de 2006