Brasil ofrece exenciones fiscales para atraer inversión extranjera

El Gobierno brasileño ha aprobado exenciones tributarias para inversiones financieras extranjeras en deuda pública, que entraron en vigor el pasado jueves. El Ejecutivo de Lula da Silva, pretende así atraer, en un primer año, al menos 10.000 millones de dólares gracias a la venta de títulos públicos, el doble de la media actual. Las medidas que benefician directamente a los inversores extranjeros consisten, por un lado, en reducir a cero la tasa del impuesto de la renta (era de 15%) para quienes compren deuda pública o fondos de inversión de empresas clasificadas como emergentes. La tercera decisión, elimina la tasa del 0,38% aplicada para compradores de acciones lanzadas en ofertas públicas fuera de la Bolsa de valores.

Más información

Los inversores brasileños o residentes en Brasil seguirán sufriendo retenciones de entre el 15% y el 22,5% sobre los rendimientos de sus inversiones, en función de los plazos de rescate.

El Gobierno de Lula da Silva dice que decidió anunciar las nuevas medidas para "aprovechar el ambiente favorable" que disfruta Brasil en el escenario financiero internacional. La percepción de riesgo se sitúa, desde hace casi dos meses, en los menores niveles de la historia, lo que convenció al equipo económico gubernamental de que el interés externo por inversiones a largo plazo aumentará aún más.

Un efecto colateral, sin embargo, preocupa a algunos analistas del mercado brasileño: que se revalorice aún más el real frente al dólar estadounidense. A lo largo de los últimos 12 meses, la moneda brasileña experimentó una apreciación de alrededor del 34% frente al dólar. Ninguna otra moneda, en ningún otro país, se revalorizó tanto. Son reiteradas las críticas, principalmente del sector exportador, que atribuye esa fortaleza del real directamente a la política monetaria del Gobierno, que mantiene las más elevadas tasas de interés básico del mundo (17,25%, lo que da tasas reales del 13% anual).

Revalorización del dólar

En un primer momento, la cotización del dólar no se vio demasiado afectada. El jueves, primer día en vigor de las nuevas medidas, la moneda no hizo más que seguir la trayectoria de las jornadas anteriores, y bajó un 1,03%. El viernes recuperó un 0,43%. A lo largo de la semana, el dólar perdió 1,84% de su valor frente al real, volviendo a la cotización de marzo de 2001.

Algunos analistas dicen que la tendencia a la baja continuará. El mismo flujo de divisas provocado por las exportaciones, que se mantienen en curva ascendente, y el ingreso de recursos a través de las captaciones del sector privado serían razones que presionan la moneda norteamericana en los mercados. La Bolsa de São Paulo registró asimismo el jueves un alza importante, del 2,73%, en el índice BOVESPA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 19 de febrero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50