Renault mantendrá el Clio en Valladolid tras cerrar un acuerdo con los sindicatos

Nissan escoge Ávila para fabricar un camión para Volvo y creará 100 puestos de trabajo

Dos días después de que General Motors asegurara el futuro de la planta de Zaragoza con el nuevo Opel Meriva, otras dos multinacionales del automóvil renovaron ayer sus apuestas por España. La planta de Ávila de Nissan fabricará camiones ligeros para Renault Trucks, perteneciente al grupo Volvo desde 2007. Por otro lado, Renault asegura el nuevo Clio en Valladolid tras el acuerdo con la mayoría del Comité Intercentros y la dirección de la empresa, lo que permitirá que fabrique el nuevo modelo a partir de septiembre.

El fabricante automovilístico Renault podrá finalmente simultanear en Valladolid la fabricación de dos modelos, el Clio y el Modus, lo que permitirá mantener dos turnos de trabajo tras los problemas derivados de la mala aceptación del segundo, del que se preveía construir un máximo de 1.400 vehículos al día y que apenas se han alcanzado 500 unidades. El acuerdo se logró en la noche de ayer tras una reunión de casi doce horas, y fue suscrito por las centrales mayoritarias, UGT, CC.OO y Confederación de Cuadros, en tanto que CGT decidió quedarse al margen.

El acuerdo final supone que la empresa contará con 30 días para hacer las modificaciones técnicas necesarias en la planta. Tanto la empresa como las centrales firmantes han mostrado su satisfacción por el pacto, con el que se intenta detener la sangría de puestos de trabajo, que ha supuesto una pérdida superior a los 3.000 empleos, entre directos e indirectos.

Recientemente, la empresa se comprometió a simultanear el Modus con el Clio, aunque manifestando que para ello necesitaba cerrar la factoría durante un mes, lo que obligaría a los trabajadores a aceptar determinados sacrificios sobre las fechas de disfrute de sus vacaciones.

Tras un intenso tira y afloja, ambas partes alcanzaron un acuerdo para que los trabajadores recuperen 22 días de la bolsa de horas, y cambien sus calendarios vacacionales, mientras que la empresa se compromete a pagar una cantidad a cada trabajador, que según sus propios cálculos supondrá un desembolso inicial de unos 20 millones de euros, que recuperará en años venideros.

El acuerdo, valorado positivamente por todos los firmantes, permitirá mantener operativo el segundo turno de trabajo, que estaba seriamente comprometido, y según la empresa "disponer de dos modelos, lo que permite más flexibilidad y por lo tanto más posibilidades de futuro".

Tanto UGT como Comisiones Obreras declararon como "aceptable" el pacto suscrito, que aleja un posible expediente de regulación de empleo, que a su juicio ni los ciudadanos ni los trabajadores hubieran "comprendido". Por su parte, Renault alabó la "responsabilidad" de los firmantes.

Unas horas antes de la firma del acuerdo, el fabricante japonés Nissan, controlado por Renault, comunicaba la fabricación de camiones ligeros a partir de 2007 en su planta de Ávila para Renault Trucks, perteneciente al grupo Volvo. Antes, sin embargo, este mismo otoño, la firma nipona creará en Barcelona un centro logístico de componentes para toda Europa. Ambas operaciones implicarán la creación de 300 puestos de trabajo, un centenar de ellos en la localidad abulense.

Según el principio de acuerdo suscrito por Nissan y Renault Trucks, la compañía francesa distribuirá camiones ligeros de producción Nissan con su propia identidad de marca, como complemento de sus gamas Master y Mascott, según anunció el consejero director general de Nissan Motor Ibérica, José Vicente de los Mozos. Nissan ya suministra motores para las camionetas de Renault Trucks.

Estos vehículos utilizarán la misma plataforma de la próxima generación del Nissan Cabstar (en otros mercados, Atlas), para cuya fabricación, a mediados de este año, la planta de Ávila ha recibido una inyección de 140 millones. La operación anunciada ayer implica un desembolso adicional de nueve millones de euros, la creación de un centenar de nuevos puestos de trabajo y la puesta en marcha de un segundo turno de trabajo en Ávila. Hoy emplea a 570 personas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS