Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:César Saldívar | LOS CRÍMENES DE CIUDAD JUÁREZ

"Uso el claroscuro porque son imágenes de luto, de réquiem"

Fotógrafo de actores y actrices del cine español, expone ahora en Madrid una serie de retratos inspirados en Ciudad Juárez, donde vivió dos años.

La vida va formando, a veces, un nudo corredizo que nos atrapa y nos tira al suelo. Es la sensación que tiene César Saldívar, un fotógrafo mexicano que vive en España desde 1999. Ha publicado cinco libros con retratos de desnudos artísticos de los más destacados actores del cine español. El último es Reflejos masculinos (2005), editado en Alemania. Después de este libro sintió que necesitaba enfocar su trabajo en un tema social. Entró en contacto con algunos intelectuales mexicanos que hacían causa por la investigación de los sucesos en Ciudad Juárez, y entonces Saldívar retrocedió al año 1983. "Yo acababa de licenciarme en la universidad de Monterrey como comunicador social y mi primer trabajo me llevó a Ciudad Juárez. Me impactó tanto lo que vi allí que me quedé dos años", recuerda. Por entonces empezaban a instalarse en la ciudad fronteriza las fábricas maquiladoras y la emigración, esencialmente femenina, empezaba a crecer. "Mi trabajo tenía que ver con educación sexual y planificación familiar y pude acercarme a las líderes de entre esas mujeres, todas ellas jóvenes, pobres y trabajadoras. Me hice eco de sus problemas. El fenómeno de la inmigración fue el inicio de un cambio social en la zona. Ellas empezaban a tener algo de dinero, a salir de noche. Cuando supe lo de las desapariciones en los años noventa sentí un dolor tremendo y este trabajo ha sido la forma en la que he podido expresar mi cercanía con esas mujeres", relata.

La que presenta ahora en la galería Tribeca, de Madrid, es su primera exposición. "No he querido enfocar la violencia con imágenes de violencia. No he querido hacerlo desde lo explícito, sino desde el arte, desde el humanismo y la conciencia. Uso los claroscuros en imágenes de luto, de réquiem, que lleguen al corazón". Para lograr esto convocó a figuras del cine como Fele Martínez, Óscar Jaenada, Paola Dominguín, Antonia San Juan o Silvia Abascal, entre otros. Las fotos, en blanco y negro y pequeño formato, son dramatizaciones ficticias que aluden al sufrimiento y la pérdida.

"Los actores se involucraron de inmediato, no les importó que no se diera relevancia a su persona. Lo hicieron en favor de la idea", continúa Saldívar. La técnica que utiliza Saldívar invita también a la calidez y a la fuerza expresiva de cierta pintura clásica. "Yo uso siempre luz natural en mis fotografías, las hago a la misma hora, no las retoco. Soy muy dogma, en ese sentido", explica. No hay datos que las remitan de inmediato a los casos concretos de las asesinadas y desaparecidas. "No he querido leer cifras ni noticias, me causan una impresión terrible. Yo he interiorizado el tema. El proceso de creación no puede ser banal, hay que pasar por el dolor".

Ciudad Juárez I . César Saldívar. Galería Tribeca. Moratinos, 7. Madrid. Hasta el 27 de febrero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de febrero de 2006