Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía halla en los escenarios del 11-M el ADN de cinco terroristas sin identificar

El rastro genético sitúa a 11 implicados más en Alcalá, Chinchón, la estación de Vicálvaro y Leganés

Los rastros de ADN y las huellas encontradas por los investigadores del 11-M en todos los escenarios de la matanza han permitido situar sin género de dudas a 11 supuestos terroristas en los puntos clave del atentado y de sus preparativos. Además, se ha localizado en la finca de Chinchón (donde se montaron las bombas), junto a la estación de Alcalá de Henares (donde los asesinos subieron a los trenes) y en Leganés (ciudad en la que se suicidaron siete de los terroristas) rastros genéticos coincidentes de otras cinco personas de las que se ignora su identidad. Así figura en el último informe entregado por la Comisaría General de Información al juez Juan del Olmo. La identificación de esos cinco desconocidos, de un total de 46, es una prioridad.

El juez acaba de recibir los últimos informes sobre el 11-M elaborados por los investigadores de las comisarías generales de Información y de Policía Científica, en uno de los cuales se detallan los centenares de huellas dactilares y rastros de ADN hallados en los lugares en los que se fraguó, se consumó o se epilogó el mayor atentado de la historia de España, con 192 muertos (incluido el geo Francisco Javier Torronteras) y 2.000 heridos.

Lo más sorprendente es que ha comprobado que al menos 11 de los identificados hasta ahora estuvieron en la mayoría de los puntos investigados, incluso en dos estaciones que recorrieron los trenes atacados. Además, dispone de los perfiles genéticos de cinco personas que no están identificadas y que estuvieron en varios de los escenarios. Dos de esos perfiles estaban en un Skoda Fabia -supuestamente usado por los terroristas y que fue localizado en la estación de Alcalá de Henares-, junto al ADN de Allekema Lamari, uno de los siete suicidas de Leganés. Los perfiles y las huellas han permitido a los agentes de la Comisaría General de Información situar a las siguientes personas en los siguientes escenarios.

- Finca de Chinchón. Fue donde supuestamente se montaron las bombas y donde se activaron los teléfonos móviles utilizados en siete de los artefactos. Allí hay ADN o huellas de Abdennabi Kounjaa, Jamal Ahmidan, El Chino; Rifaat Anouar Asrih, Serhane Ben Abdelmajid, El Tunecino (todos estos muertos el 3 de abril de 2004 en Leganés), Othman el Gnaout, Hamid Ahmidan, Hichan Ahmidan (presos) y Mohamed Afallah (huido y supuestamente muerto en Irak). Además, tiene ADN de nueve hombres y una mujer que figuran como anónimos.

- Estación de Alcalá de Henares. La policía localizó allí dos vehículos: una Renault Kangoo, hallada el día de la matanza, y un Skoda Fabia, localizado en junio en la misma zona. En la Kangoo había prendas de vestir (guantes, bufandas, gorros) y se ha hallado el ADN del citado Kounjaa, Lamari y Anouar Asrih, así como una huella del argelino huido Ouhnane Daouad. Además, hay rastro genético de los dueños del coche y de tres varones y una mujer anónimos. En el Skoda también se ha hallado el ADN de Lamari y de cuatro hombres anónimos. Además, hay ocho huellas dactilares sin nombre, una de ellas coincidente con otra hallada en Leganés.

- Bomba hallada en el AVE. La Guardia Civil extrajo de la bomba localizada el 2 de abril de 2004 en las vías del AVE Madrid-Sevilla un rastro genético de Rifaat Anouar. Además, del Citroën C-3 robado en Fuenlabrada el 29 de marzo de 2004 que los terroristas utilizaron para este atentado fallido (se halló la huella del neumático y tierra de la zona de la intentona en las ruedas), se sacó el ADN de Kounjaa, El Chino y Mohamed Oulad Akcha. Este coche estaba aparcado junto al piso de Leganés. En el informe no consta que haya huellas de ADN de personas identificadas en la única bomba del 11-M que fue desactivada. Sólo se ha hallado un ADN anónimo en un protector de la mochila.

- Leganés. El piso en el que se suicidaron siete de los terroristas, en el número 40 de la calle de Carmen Martín Gaite, se ha localizado el ADN de los siete terroristas que se suicidaron allí, pero también el de Basel Ghalyoun y el de cinco varones sin identificar, así como un sexto de sexo desconocido. Además, hay huellas de 13 personas más, entre ellas las de Mustafa Maimouni, preso en Marruecos por el atentado de Casablanca, perpetrado el 16 de mayo de 2003, y de Mohamed Afallah.

- Los cinco anónimos. La policía ha encontrado rastros de ADN de otras 41 personas sin identificar en los distintos lugares investigados. Los perfiles de cinco de ellos han sido hallados en varios de los escenarios del crimen. Un mismo ADN ha sido recuperado en un cepillo y una mochila hallados entre los escombros de Leganés, en la finca de Chinchón y en el Skoda Fabia; el segundo ha dejado rastro en ropas de Chinchón y, además, mezclado con el de Mohamed Beldhadj (huido) y Mohamed Afallahn (muerto en Irak); el tercero dejó sendas maquinillas de afeitar en Chinchón y Leganés y en una funda de pistola y un guante de goma que estaban en el Skoda; el cuarto dejó su marca en huesos de dátiles y aceitunas halladas en Leganés y en otra maquinilla de afeitar recuperada en Chinchón; el quinto dejó su ADN en un peine recuperado en el piso de los suicidas y en un pantalón gris que estaba en Chinchón. Otros cinco perfiles sin identificar han sido hallados en Chinchón; otros dos diferentes en Leganés; dos más en el Skoda, y tres más, en la de la Kangoo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de febrero de 2006