Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN

Carod cree posible pactar el texto durante la tramitación en el Congreso

CiU ofrece apoyo a Maragall hasta el referéndum si rompe el tripartito

La tramitación del Estatuto catalán, cuatro meses después de salir del Parlamento autónomo, comienza hoy en el Congreso con la constitución de la ponencia. Todo el interés está puesto en la decisión final de ERC, que insiste en su negativa a apoyar el texto pactado entre el PSOE y CiU. Sin embargo, el líder de los independentistas, Josep Lluís Carod, aseguró que "es posible el acuerdo". Artur Mas, jefe de CiU, ofreció su apoyo a Pasqual Maragall para romper el tripartito y gobernar en solitario hasta el referéndum catalán.

El Estatuto catalán seguirá centrando la actividad política en las próximas semanas. Hoy se constituye la ponencia conjunta de los representantes elegidos entre los 39 miembros de la Comisión Constitucional del Congreso, que preside Alfonso Guerra, y los 39 diputados que representan al Parlamento catalán. Cada órgano elegirá a 11. Al día siguiente se reunirá el Consejo de Política Fiscal y Financiera, precisamente para comenzar a discutir la reforma de la financiación autonómica para aplicar lo pactado con Cataluña y extenderlo a todas las comunidades.

El miércoles, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tendrá que responder en el Congreso a las críticas sobre el Estatuto que le llegarán desde dos frentes: mientras el portavoz de ERC, Joan Puigcercós, le reprochará que haya pactado un texto "de mínimos", el jefe de la oposición, Mariano Rajoy, tratará de demostrar que el texto acordado rompe la unidad de España y es anticonstitucional.

Todo gira en torno a la decisión final de ERC. Fuentes de esta formación ven muy difícil el pacto, y aunque parece que Carod está más a favor de un acuerdo, ven al partido unido en torno la exigencia de mejorar la financiación, algo que el PSOE no parece dispuesto a hacer.

El apoyo de ERC es una condición indispensable para CiU, que de lo contrario amenaza en privado con romper el pacto. Los nacionalistas exigen a Pasqual Maragall que convenza a ERC o, de lo contrario, la expulse del Gobierno catalán. El líder de CiU, Artur Mas, continuó ayer en esa línea de presión, ya rechazada por el PSC, y ofreció una salida: "En ningún caso entraríamos en el Gobierno. Ahora bien, si el tripartito se rompe, CiU garantizará que el referéndum se pueda celebrar en condiciones normales y evidentemente exigiríamos unos compromisos de calendario electoral, porque un Gobierno con minoría absoluta no puede gobernar", dijo en Avui.

Presión

Obviamente, sólo Mas está interesado en esta opción extrema. Tanto el Gobierno del PSOE, como el PSC e ICV han optado por la estrategia de la presión en todos los frentes a ERC para que se decida a apoyar el texto pactado con CiU.

Puigcercós dejó claro que ese pacto parece lejano. En Molins de Rei (Barcelona) pidió a Zapatero "que entienda que si quiere ser un estadista debe hacer realismo político, y esto quiere decir que no puede cerrar el Estatut en falso, debe entender que, para cerrar una situación concreta, no puede hipotecar Cataluña durante 20 años más". El secretario general de ERC sostiene que el modelo de financiación pactado con CiU, el asunto más importante del Estatuto, es inaceptable porque "este texto no da ni más dinero ni más poder a Cataluña". Para Puigcercós, ERC no está "contra las cuerdas", como podría parecer por las presiones que recibe desde muchos ámbitos. "Lo que está contra las cuerdas es la escuela pública en Cataluña, la gente mayor que está en una lista de espera durante ocho meses para operarse o los jóvenes que están esperando para tener una vivienda en condiciones". "Cataluña ha aguantado boicots, insultos y campañas de descrédito, y todo esto no puede acabar con un Estatuto de mínimos".

Mucho menos tajante se mostró Carod en declaraciones a Catalunya Radio: "Ni nación ni financiación se han arreglado bien, pero aún quedan posibilidades de hacerlo. No exactamente al 100% de como lo aprobó el Parlament, pero sí con soluciones imaginativas" durante la tramitación en el Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de febrero de 2006