Reportaje:ESTILO DE VIDA

Aspecto natural

Cuidarse ya no es patrimonio 'metrosexual'. También es cosa de 'übersexuales', hombres que quieren verse guapos sin que se note la preocupación por su imagen. Se acabaron las miradas de reojo a los cosméticos masculinos.

Cuidarse ya no es patrimonio 'metrosexual'. También es cosa de 'übersexuales', hombres que quieren verse guapos sin que se note la preocupación por su imagen. Se acabaron las miradas de reojo a los cosméticos masculinos.

Basta de temer la posibilidad de ser etiquetado como metrosexual por comprar una crema hidratante. El hombre corriente ha abierto la puerta a una nueva actitud frente a sus cuidados de belleza. Quiere sentirse satisfecho con su aspecto sin perder toda la mañana frente al espejo. George Clooney es el principal referente übersexual. Atrás quedan los metrosexuales que acuden a los salones de belleza.

Llegan la übersexualidad, los llamados M-ness, hombres que se cuidan como hombres, de una forma completamente diferente a la femenina. Sin dejar de ser ellos mismos, de una manera sencilla con la que muchos prefieren identificarse. Sus productos tienen un diseño masculino, son fáciles de usar y no requieren excesivo esfuerzo ni un minuto más del tiempo necesario. El objetivo es conseguir una imagen cuidada sin llegar al extremo de David Beckham.

"Los que menos utilizan cosméticos son los machos de toda la vida, a los que les preocupa el fútbol, las chicas y los toros. Creen que las cremas son cosas de mujeres", asegura María Morán, jefa de producto de Vitesse For Men, la línea masculina de Puig.

En el polo opuesto están los jóvenes, más concienciados de la necesidad de cuidar su piel. "El comportamiento es diferente según la edad, por diferencias generacionales y porque la cosmética masculina ha tenido un desarrollo reciente", explica Teresa Aritzi, del departamento de marketing de Loewe. Los que están convencidos "son los hombres con mayor nivel cultural, urbanos y preocupados por su imagen", según Rodrigo Puentes, director de la línea Boss Skin.

Nuevos estereotipos. La estética del cambio sigue levantando polémica porque muchos no quieren oír hablar de metrosexualidad. Para Frans Reina, director general de Shiseido España, "el uso de cosméticos está extendido entre los hombres y no se ve afectado por la aparición de nuevos estereotipos sociales". Este directivo asegura que sus productos dan respuesta al español actual porque "la aparición de un estereotipo no mata al anterior y siempre incluye la cosmética masculina, que ya se ha convertido en un must de la cultura del siglo XXI".

Las leyes de la identificación de especies ayudan a resolver dudas y poner un poco de orden al caos del tocador masculino. Los homosexuales, a un lado; los metrosexuales, a otro, y los machos con ganas de gustar en general (y a las mujeres en particular), a su tribu: los übersexuales, dispuestos a poner una nueva etiqueta a todo aquel que se cuida para estar bien y sentirse cómodo con su aspecto. Las reglas del juego de la seducción vuelven a cambiar de nombre.

¿No son los mismos perros con distinto collar? "Lo que se amplía es el target. Antes, si un hombre utilizaba una crema, le llamaban metrosexual y podía ver herido su ego varonil. Con el término übersexual, su masculinidad ya está protegida", comenta María Morán de Puig, "y por eso se sienten más libres a la hora de utilizar productos de cosmética facial que antes miraban de reojo en las tiendas".

Para los más escépticos. La batalla por estar más guapos arrastra viejos tabúes que no son fáciles de derribar. Matices que pueden levantar sospechas entre los más escépticos. Muchos hombres de pelo en pecho no utilizarían jamás una crema que saliera de un tarro de color rosa, aunque su fórmula sea específica para su piel. Cada detalle importa. De eso están convencidos los expertos en diseño de envases para cosmética y perfumería masculina. Los que más éxito tienen son los materiales plásticos y el metal, en tonos azules, grises, negro y acero. Prima la comodidad de los envases prácticos.

Dos productos de la línea masculina Shiseido Men llevan la denominación en el lomo, pudiendo colocarse de perfil en la estantería (como un libro) para ocupar menos sitio en el baño. El director de la marca, Frans Reina, explica que al diseñar estos envases se tuvo en cuenta que, por norma general, los hombres suelen tener menos espacio en el baño para colocar sus cosas. Para mayor comodidad, Shiseido Men ha preparado dosificadores con tapa flip top que permiten abrir y cerrar estos productos con una sola mano.

Rodrigo Puentes, director de la línea masculina Boss Skin (que se presentará en el mes de marzo en tiendas), comenta que los nuevos envases tienen "un diseño realmente masculino, inspirado en el pistón de un motor". Su sistema antiderrame facilita el transporte en viajes o en la bolsa del gimnasio.

Con arrugas, informal: icono de referencia masculino

El modelo holandés Mark van der Loo es un icono de referencia masculino. Amo y señor de las grandes campañas de publicidad, tiene a su homónima femenina en Claudia Schiffer. Van der Loo lleva instalado en el olimpo de los supermodelos desde la década de los noventa. A sus 36 años es el protagonista de la campaña del último perfume de Hugo Boss: Boss Soul, diseñado por Ateliers Dianand e inspirado en la arquitectura del Museo Guggenheim de Bilbao.

En algún momento, casi sin darnos cuenta, hemos visto su rostro en una parada de autobús abrazado a su ex: Esther Cañadas. También en la prensa del corazón o en la famosa campaña de Donna Karan, con Nueva York como telón de fondo. Recientemente hemos podido encontrarlo saliendo de un ascensor a salto de zapping y en el rodaje de su último spot para Hugo Boss, realizado por el aclamado fotógrafo Peter Lindbergh.

Van der Loo ha desvelado en esta campaña la verdadera esencia de un seductor. En las sesiones fotográficas, como pudimos comprobar, derrocha seguridad, cascadas de autoestima y un tremendo repertorio de gestos que sincroniza con el click del fotógrafo. Conoce bien su trabajo y afirma que no tendría que cambiar su forma de cuidarse aunque no trabajase como modelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 05 de febrero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50