Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO DE ORIENTE PRÓXIMO

Más de mil millones al año en donaciones

Las amenazas de Estados Unidos y de la Unión Europea de cortar las ayudas económicas a un Gobierno palestino integrado los radicales islamistas de Hamás dejaría a los territorios sin su principal fuente de ingresos. Se calcula que las donaciones internacionales en 2005 para el pueblo palestino ascendieron a más de mil millones de euros anuales, frente a un gasto presupuestado por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) de 1.233,63 millones de euros, según previsiones del Banco Mundial.

La ayuda internacional es fundamental para la supervivencia de los 3,5 millones de palestinos que habitan en la franja de Gaza y Cisjordania, con tasas de paro cercanas al 30% de la población activa. Según la Agencia para el Desarrollo Internacional estadounidense, USAID, más del 60% de los palestinos viven por debajo o en la línea de pobreza de dos dólares (1,65 euros) al día; el 40% de los habitantes de los territorios sufren de inseguridad alimentaria y otro 30% está a punto de padecerla. Las donaciones internacionales también sirven para enjugar el déficit palestino, estimado en casi 400 millones de euros el año pasado.

Gran parte de las aportaciones de los principales donantes, la UE y EE UU, se encauzan a través de organismos como el Banco Mundial, USAID o la ONU, dirigidos a programas sociales, alimentarios, educativos o de fortalecimiento de las instituciones. En 2005, la UE aportó 500 millones de euros, 220 de ellos provenientes de Estados miembros (14,06 millones de España), y 280 de la Comisión, de los que 94 millones se destinaron a la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), que atiende también a los desplazados en Líbano, Siria y Jordania. La mitad de otros 70 millones aportados por la Comisión al Banco Mundial en 2005 están bloqueados desde antes de la victoria de Hamás, a la espera de que el Gobierno palestino cumpla ciertas reformas y exigencias de transparencia.

Estados Unidos destinó el año pasado 58 millones de euros en ayuda directa a la ANP, 185 millones a través de USAID y otros 73 millones a UNRWA. Otras aportaciones importantes llegaron de la Liga Árabe, estimadas en 162,4 millones de euros, según el Banco Mundial. La mayoría de estos fondos provienen de Arabia Saudí, a lo que hay que añadir 123,66 millones donados por ciudadanos o asociaciones de caridad, según un informe saudí citado por Reuters.

Las ayudas no son el único elemento de presión. Israel ha anunciado la suspensión de la transferencia de 200 millones de shekels (36,6 millones de euros) que debía hacer mañana a la ANP, correspondiente al 75% de los impuestos que recauda de trabajadores palestinos y a las tasas de aduanas por productos que entran a los territorios desde puertos israelíes. Esta transferencia, incluida en los Acuerdos de Oslo, aporta unos 514 millones de euros al año. Israel ya la ha retenido en otras ocasiones. La ANP ingresa por estos conceptos unos 247 millones al año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de enero de 2006