Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO DE ORIENTE PRÓXIMO

Los radicales piden a la UE que no retire su apoyo financiero

Hamás, considerada por la Unión Europea una organización terrorista, no renuncia a las ayudas financieras de la UE, pese a las advertencias de que podrían ser revisadas si el movimiento fundamentalista no renuncia a la destrucción del Estado de Israel y no entrega las armas. "Hacemos un llamamiento para que se comprendan las prioridades del pueblo palestino en esta etapa y para que continúe la ayuda financiera con el fin de promover la estabilidad en la región y no fomentar la tensión", declaró Ismail Haniya, uno de los líderes del movimiento islamista y número uno de su candidatura en la lista electoral que arrasó en las elecciones del 25 de enero. El año pasado la UE otorgó a la Autoridad Nacional Palestina 500 millones de euros, vitales para su supervivencia.

Haniya trató de desmontar el argumento empleado por los Gobiernos israelíes de que los fondos que se donan a las organizaciones sociales en las que Hamás fundamenta su poderío se emplean para actividades terroristas y para la adquisición de armamento. "Confirmamos que estos ingresos serán utilizados para pagar los salarios de los funcionarios y los gastos corrientes. Ello podría verificarse mediante un mecanismo que podemos acordar", declaró el dirigente fundamentalista.

Los líderes de Hamás aseguran que los donantes extranjeros, principalmente organizaciones no gubernamentales de la UE y también de Estados Unidos, han preferido en los últimos años desarrollar sus proyectos de colaboración en Cisjordania y Gaza con las organizaciones islamistas porque ya han comprobado que los recursos no se despilfarran. Buen número de hospitales y orfanatos de la franja han contado incluso con el respaldo financiero de USAID, un organismo oficial de Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de enero de 2006