El Ayuntamiento realiza seis boquetes en una valla histórica

IU pedirá explicaciones al Consistorio, que niega que la tapia sea obra de Sabatini

Ecologistas en Acción ha denunciado la existencia de seis grandes boquetes en un tramo de la valla que rodea la Casa de Campo. La tapia, según la organización y un historiador, es obra del arquitecto italiano Francesco Sabatini y está protegida por la Ley de Patrimonio. El Ayuntamiento niega que el muro goce de dicha protección y asegura que pertenece al Club de Campo. Los agujeros, de unos seis metros de anchura, se han realizado para facilitar la entrada y salida de camiones en una obra paralela a la remodelación de la M-30.

Ecologistas en Acción e IU han denunciado que el Ayuntamiento de Madrid ha realizado seis agujeros en uno de los tramos del muro que rodea la Casa de Campo de Madrid. Según la ONG, la valla pertenece al patrimonio histórico y fue realizada por el arquitecto y paisajista Francesco Sabatini. "Son daños irreparables en una zona de la valla que estaba en un estado de conservación excelente", asegura Juan García, de Ecologistas en Acción.

El Consistorio admite haber derribado esos tramos del muro para permitir la entrada de camiones y máquinas de construcción en las obras de un colector y un estanque de tormentas. Las obras están ligadas a la transformación de la M-30. Sin embargo, niega que el muro sea del siglo XVIII, que su autor sea Sabatini y que esté protegido por la Ley de Patrimonio. "Se ha pedido permiso al Club de Campo y se ha autorizado", aseguran fuentes de la Concejalía de Medio Ambiente. Además, asegura que las partes del muro derribadas están guardadas y que éste será reconstruido al término de la obra.

Camino

Además, Ecologistas en Acción y el grupo municipal de IU han denunciado la creación, por parte de la empresa encargada de las obras, de un camino que bordea el río Manzanares para la circulación de los camiones. "Era una zona de río con una fauna y una flora muy particulares y ahora es un paso de volquetes", explica la concejal de IU Concha Denche. Pero la Concejalía de Medio Ambiente asegura que el camino ya existía y que era utilizado por los vigilantes del río. Por este asunto, la ONG también ha interpuesto una denuncia en la Confederación Hidrográfica del Tajo y no descarta tomar otro tipo de medidas si no se atiende.

La zona donde se encuentra la parte de la valla destrozada está situada al noreste de la Casa de Campo, en el límite con el río. Ésa es la zona donde está ubicado el Club de Campo, de ahí que el Ayuntamiento asegure que el muro pertenece a dicho recinto. "Aunque fuera del Club de Campo, la valla es histórica y está protegida", explica Juan García.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Luis de Vicente, historiador y autor del libro La Casa de Campo, parque histórico, acompañó a Ecologistas en Acción a inspeccionar la parte de muro afectada y asegura que "pertenece a la Casa de Campo y que el diseño original es obra de Sabatini". Sin embargo, debido a la amenaza de riadas y a posibles daños que habría podido sufrir, "tiene remiendos claramente realizados durante el siglo XIX. Además, las albardillas -los bordes superiores de la valla- están retocadas y son de granito, según el historiador, "porque el muro fue usado de parapeto durante la guerra".

La Comunidad de Madrid ha asegurado, a través de la Dirección General de Patrimonio Histórico, que mañana investigará la denuncia y tomará medidas en caso de haberse cometido una infracción, pero ha insistido en que no tiene ninguna responsabilidad en el asunto.

Sobre la firma

Daniel Verdú

Nació en Barcelona en 1980. Aprendió el oficio en la sección de Local de Madrid de El País. Pasó por las áreas de Cultura y Reportajes, desde donde fue también enviado a diversos atentados islamistas en Francia o a Fukushima. Hoy es corresponsal en Roma y el Vaticano. Cada lunes firma una columna sobre los ritos del 'calcio'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS