Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DEL ESTADO AUTONÓMICO

Rajoy iniciará el martes en Cádiz su colecta de firmas contra el nuevo Estatuto catalán

El PP comenzó ayer a recoger apoyos en su 'web' para pedir la convocatoria de un referéndum

El PP ha elegido Cádiz, donde se firmó la primera Constitución española en 1812, para arrancar su campaña de recogida de firmas contra el actual proyecto de Estatuto catalán. Mariano Rajoy, líder de ese partido, inaugurará la primera mesa petitoria para solicitar al Gobierno que convoque un referéndum con la siguiente pregunta: "¿Considera conveniente que España siga siendo una única nación en la que todos sus ciudadanos sean iguales en derechos, obligaciones, así como en el acceso a las prestaciones públicas?". La pregunta no incluye ninguna mención al nuevo Estatuto catalán.

Mariano Rajoy anunció ayer en Roma que el martes comenzará su campaña de recogida de firmas contra la reforma del Estatuto catalán y contra "cualquier intento de romper la unidad de España y la igualdad de derechos de todos los españoles". Rajoy, que fue recibido en audiencia privada por el papa Benedicto XVI durante 40 minutos, aseguró que la reforma del Estatuto catalán es un cambio constitucional por la puerta de atrás que dejará "a la mitad de los españoles en fuera de juego" y generará "una inestabilidad tremenda en el futuro".

El PP iniciará esa colecta en Cádiz por el valor simbólico de ser la ciudad en la que se aprobó, el 19 de marzo de 1812, la primera Constitución española. Rajoy destacará que tanto esa primera Ley Fundamental como todas las siguientes sólo contemplan a España como única nación española. Por eso, la pregunta que el PP pide que se someta a referéndum insiste en que España es la "única nación" española. Dejará de serlo, según los populares, si el Estatuto catalán define a Cataluña como nación, aunque esa mención vaya sólo en el Preámbulo y no en el articulado.

En todo caso, el PP ha evitado la más mínima mención al Estatuto catalán en la pregunta que quiere someter a referéndum. Tampoco hubo ninguna mención a ese proyecto en la concentración en la Puerta del Sol el pasado diciembre, en la que Rajoy leyó un extenso documento a favor de la Constitución.

"Yo estoy pidiendo a los españoles que opinen sobre si el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, debe convocar un referéndum", explicó en un encuentro con un grupo de periodistas en la capital italiana. "Y me parece inaudito", agregó, "que haya quien se oponga a que los españoles opinen".

El PP comenzó ayer, a través de su página web en Internet, su campaña de recogida de firmas. En esa web, el PP pide a sus simpatizantes que estampen su firma electrónica o que descarguen un documento con el que recabar un total de 10 apoyos a la iniciativa. Además, el PP envió a sus militantes un boletín con el mismo propósito.

Rajoy lo hará en Cádiz, después de dar un paseo por el centro de la ciudad para intentar convencer a los gaditanos de la conveniencia de su iniciativa. El lunes, el Comité Ejecutivo Nacional del PP estudiará un calendario de actos de apoyo por las distintas ciudades españolas con este objetivo. Queda por ver qué días irá Rajoy a Cataluña a la colecta de firmas, en cuáles estará acompañado por Josep Piqué, y en cuáles será sólo el político catalán quien se encargue de la colecta de firmas contra el Estatuto.

Ayer, el líder de la oposición se declaró "muy feliz y satisfecho" tras su conversación con Benedicto XVI. "He visto al Papa muy informado y muy interesado acerca de lo que ocurre en España", dijo. Tras los 40 minutos de audiencia a solas, un tiempo especialmente largo para una entrevista con el Papa (el máximo para los jefes de Estado suele ser una media hora), Rajoy visitó la basílica de San Pedro y la tumba de Juan Pablo II. Luego se reunió con el secretario vaticano para las Relaciones con los Estados (su ministro de Exteriores), monseñor Giovanni Lajolo, con quien hizo "un repaso de cosas concretas que preocupan tanto a la Iglesia como al PP".

Preguntado sobre las oraciones "por la unidad de España" de algunos obispos, el dirigente conservador aseguró que los obispos tenían "todo el derecho a rezar y a opinar, como cualquier otro español", y recordó que el 80% de los españoles dicen ser católicos. "Hay que fomentar un gran debate nacional", concluyó, "porque lo que está ocurriendo en España sería para reír si no fuera tan dramático".

Reunión PSOE y PP

Por otra parte, si el enfrentamiento rotundo entre el PP y el PSOE no se encrespa todavía más, habrá una reunión de sus portavoces parlamentarios el jueves próximo, informa Anabel Díez. Alfredo Pérez Rubalcaba telefoneó ayer a Eduardo Zaplana para acordar una reunión en la que tratará de "demostrar" que el borrador que ahora se maneja es "impecablemente constitucional". Rubalcaba afirmó que confía en que el primer firmante de la petición de referéndum del PP no sea el ex teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de enero de 2006