Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DEL ESTADO AUTONÓMICO

El PP recogerá firmas para exigir un referéndum del Estatuto en toda España

Rubalcaba considera una "ocurrencia inconstitucional" la iniciativa de Mariano Rajoy

El presidente del PP, Mariano Rajoy, anunció ayer la intención de su partido de presentar "una proposición de ley de iniciativa popular pidiendo un referéndum" para que todos los españoles opinen sobre la reforma del Estatuto catalán. Rajoy confía en reunir "varios millones de firmas" a favor del referéndum, que le gustaría que coincidiese con el que se celebre en Cataluña si el texto es aprobado en las Cortes. El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, acusó después a Rajoy de pretender "agitar y enfrentar a la gente" con una "ocurrencia pura y flagrantemente inconstitucional".

Rodeado de dirigentes populares, empresarios, miembros de la Conferencia Episcopal y una nube de periodistas, Mariano Rajoy realizó ayer en Madrid, en el Fórum Europa, su primera intervención pública tras el acuerdo sobre el nuevo Estatuto catalán alcanzado la noche del sábado entre el Gobierno central y CiU.

El presidente del Partido Popular afirmó durante su exposición, antes del turno de preguntas, que no se trata de la reforma de un estatuto de autonomía, sino de un "cambio en el modelo de Estado". Por tanto, "todos los españoles tienen derecho a opinar", dijo. Rajoy anunció su estrategia contra el Estatuto en la fase inicial de su discurso: "Vamos a presentar una proposición de ley de iniciativa popular pidiendo un referéndum. Y vamos a pedir al conjunto de los ciudadanos españoles que pidan y que digan que ellos quieren opinar." Confió en poder reunir "varios millones" de firmas apoyando la convocatoria y mostró su deseo de que coincidiera con el referéndum en Cataluña si el Estatuto es aprobado en las Cortes.

Pocas horas más tarde Alfredo Pérez Rubalcaba respondió en conferencia de prensa que le parecía una propuesta "rotunda y flagrantemente anticonstitucional". Rubalcaba aludió al artículo 87.3 de la Constitución, que establece que este tipo de iniciativas "no procederán en materias propias de Ley Orgánica" -y los estatutos de autonomía lo son-, y anunció su próxima reunión con el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Eduardo Zaplana, para explicarle el acuerdo alcanzado con CiU. Zaplana confirmó que el encuentro se celebrará hoy o mañana.

La secretaria de Política Autonómica del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, matizó más tarde las palabras del líder de su partido: "Lo que va a hacer el PP es recoger firmas, pero no para presentar una iniciativa legislativa contra un ley orgánica, algo inconstitucional, sino para apoyar a modo de refuerzo popular una proposición no de ley instando al Gobierno a convocar un referéndum basándose en el artículo 92 de la Constitución. Nos sabemos la ley igual o mejor que Rubalcaba, que no se preocupe".

El PP aún no ha decidido cómo formulará su proposición no de ley, pero sus dirigentes barajan la idea de defender en el texto que en España hay una única nación.

Durante su intervención en el Fórum Europa, Mariano Rajoy acusó al Gobierno de marginar al PP a través del Pacto de Tinell -firmado por el Gobierno tripartito-, y al presidente de haber roto los "consensos básicos desde la Transición". Prometió que su partido participará a partir de ahora en todos los debates, artículo por artículo, para proponer enmiendas, y manifestó su deseo de volver al Estatuto de 1979.

Rajoy criticó que el acuerdo entre Gobierno y CiU es "muy parecido" al alcanzado el pasado 30 de septiembre en el Parlamento de Cataluña, y afirmó que algunos dirigentes importantes del PSOE que antes se oponían "ahora dicen que es un buen Estatuto". "Verá Ibarra lo bueno que es para Extremadura el modelo de financiación", ironizó.

El líder de la oposición recordó también que en la última reunión que había mantenido con el presidente en septiembre del año pasado, Zapatero le había dicho que el Estatuto "no le importaba a nadie, que no se lo leía nadie y que era un problema de políticos". En cuanto a una próxima reunión, Rajoy dijo: "Si me llama, voy, pero qué me va a decir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de enero de 2006