Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos técnicos de Terra Mítica responsabilizan al ex director general de ordenar todos los pagos

Izquierdo y Rincón explicaron que recibían ya firmados los visados de los servicios prestados

Antonio Rincón, ex director técnico de Terra Mítica, señaló ayer a Miguel Navarro, ex director general, y a Justo Valverde, ex jefe de contrataciones, como las personas que ordenaban el pago de las facturas de los proveedores y las visaban. Rincón minimizó su autonomía como jefe de obra y, al igual que el ex responsable financiero, Miguel Izquierdo, afirmó que era la dirección del parque la que daba las órdenes. Ambos subrayaron la directa relación de Navarro y Valverde con el empresario Vicente Conesa, imputado como los anteriores en una supuesta trama de facturas falsas.

23 personas siguen imputadas en la supuesta trama de facturas falsas

El ex director general de Terra Mítica, Miguel Navarro (ahora asesor de la Ciudad de las Artes y las Ciencias) y el ex director de contratación, Justo Valverde, fueron ayer señalados como las personas que de forma efectiva daban las órdenes de pago, visaban las contrataciones, las condiciones y las ejecuciones de las obras adjudicadas. Antonio Rincón, ex director técnico del parque, ingeniero, contratado para la supervisión de la ejecución de las obras del complejo, fue el primero en dar esos nombres en su declaración como imputado ante el titular del Juzgado de Instrucción número tres de Valencia que investiga la supuesta trama de facturas falsas que implica a 17 empresas, incluida Terra Mítica, y que habría servido para defraudar 4,4 millones de euros a la hacienda pública en los ejercicios de 2000 y 2001 en el pago del IVA y del impuesto de sociedades.

A petición del abogado del Estado, que representa a la Agencia Tributaria, y de la fiscal, Carmen García, se fueron mostrando varias facturas a Antonio Rincón. Reconoció su firma, aseguró que todas y cada una de las obras pagadas se realizaron.

Pero si los precios se ajustaron o no, si los metros de viales o de canalización, de riego o de acceso, si las palmeras plantadas fueron 1.000, 900 ó 1.100 no estaba en su cometido. Rincón minimizó la autonomía de su responsabilidad. Su firma, sola, tenía escaso valor -el juez le preguntó sobre ello- porque las conformidades venían siempre de arriba, concretamente de Miguel Navarro, o de Justo Valverde, ex cuñado de Eduardo Zaplana. Rincón, que es socio único de la empresa Grupo Comares MC Invert SL, administrador solidario de Comares Ingeniería y Construcción SL y de Comercial de Materiales y Repuestos SL, domiciliadas en Quart de Poblet y en Riba-roja (Valencia), explicó en la sala las particularidades del cuadro directivo de Terra Mítica.

Con ello pretendió aclarar la intervención directa en decisiones de gestión y supervisión de la ejecución de las obras de Navarro y de Valverde. Y dio un nombre más, el del empresario Vicente Conesa, también imputado en la causa, acusado por Hacienda de un supuesto fraude de impuestos de IVA y de Sociedades por valor de 2,7 millones de euros a través de dos empresas que fueron adjudicatarias de Terra Mítica y de las cuales nació la sucesión de subcontratas que participaron en las mismas. Conesa estuvo relacionado con una supuesta adjudicación irregular de proyectos en Benidorm cuando era alcalde Zaplana. Rincón dijo conocer a Conesa y refirió la relación directa de éste con Navarro y con Valverde.

Después de Rincón le tocó el turno a Miguel Izquierdo, ex director financiero del parque en la época bajo sospecha, los ejercicios de 2000 y 2001. Entró a las 14.00 en el juzgado y durante 90 minutos respondió a preguntas sobre las órdenes de pago. Reconoció documentos y su firma en ellos. Pero su responsabilidad sobre esos pagos también la minimizó. Señaló a Navarro y a Valverde. De ellos recibía órdenes firmadas de los movimientos que debía hacer. Eran ellos quienes visaban que las obras se había hecho conforme a lo pactado y que era el momento de pagarlas. Aseguró que el IVA de todas las facturas se pagó. Negó haber realizado pagos sin justificación o haber visto o conocido una factura sobre servicios no prestados. Ahora bien, si costaban lo que se pagó por ellos o se sobrevaloraron no es cuestión que hubiera dependido de él, dijo. Según Izquierdo, la contratación, lo que se pagaba, la comparativa con otros proveedores era responsabilidad de Valverde. Otra de las coincidencias de Izquierdo con la declaración de Rincón fue la referencia a Conesa como una presencia administrativa y contable habitual para Terra Mítica.

Ayer también declararon como imputados Juan Carlos Moreno Carpio, empleado por uno de sus hermanos en las obras de viales que conducen al parque; José Vicente Martín Albiñana, que realizó varios servicios para una de las firmas de Conesa en trabajos para el parque; y José Herrero García, escayolista de la mercantil Nou Mileni. Otros cuatro imputados quedaron pendientes para una próxima sesión aún sin señalar por el juzgado. De momento, 23 personas se mantienen como imputados en la fase de diligencias previas que investiga la supuesta trama de facturas falsas detectada por Hacienda y denunciada al juzgado por la fiscalía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de enero de 2006