Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN

Zapatero cierra con Mas en La Moncloa un "acuerdo global" sobre el Estatuto

El futuro texto contempla una agencia tributaria única consorciada en dos años

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de Convergència i Unió (CiU), Artur Mas, llegaron anoche a un "acuerdo global" sobre el nuevo Estatuto de Cataluña. El pacto se fraguó entre ambos líderes en una reunión celebrada en el palacio de la Moncloa que duró más de seis horas. Zapatero recibirá hoy al líder de Esquerra Republicana, Josep Lluís Carod Rovira. Ayer por la mañana, durante la reunión del Comité Federal del PSOE, Rodríguez Zapatero había reclamado a los partidos catalanes que apoyan la reforma estatutaria un "último esfuerzo" para "llegar a un gran acuerdo para Cataluña y para España".

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de CiU, Artur Mas, alcanzaron a medianoche un "acuerdo global" sobre el proyecto de Estatuto de Cataluña. La reunión, celebrada de forma secreta en La Moncloa, se prolongó durante seis horas, y en el curso de la misma tanto Zapatero como Mas conversaron telefónicamente con el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida. Zapatero almorzará hoy en La Moncloa con el presidente de ERC, Josep Lluís Carod Rovira, y el portavoz de este partido en el Congreso, Joan Puigcercós. Por la tarde se reunirá con el líder de ICV, Joan Saura. Zapatero calificó de "acuerdo histórico" el logrado con Mas sobre el Estatuto y expresó su "satisfacción", según colaboradores de su entorno.

El líder del PSOE dice que Cataluña "no debe quedarse enfrascada en problemas identitarios"

"Que nadie se amilane ante los profetas del miedo, ni interioricemos sus mensajes"

Fuentes próximas a la negociación manifestaron que el "acuerdo global" de Zapatero y Mas recoge como novedad algunos aspectos sobre los dos puntos más conflictivos de la negociación, la financiación autonómica y el término "nación". En cuanto a la financiación, Zapatero y Mas acordaron que en dos años habrá una agencia tributaria única consorciada en Cataluña, aunque sin especificar su desarrollo. El acuerdo garantiza que el Estado seguirá recaudando impuestos en Cataluña y aumentará la participación de esta comunidad en el IRPF del 33% al 50%; también aumentará la participación catalana en los impuestos especiales del 35% al 50% y del IVA hasta el 50%.

El acuerdo mantiene el término "nación" en el preámbulo, con carácter "descriptivo, pero no definitorio", tal y como recogió la última oferta del Gobierno socialista, aunque incluirá una referencia a que el Parlamento de Cataluña aprobó dicha denominación en septiembre. En el articulado, Cataluña se denominará "nacionalidad". Zapatero y Mas dieron el visto bueno al resto de los temas pactados en las negociaciones maratonianas de los últimos días, como el capítulo competencial, los derechos y deberes o justicia.

La escenificación también formó parte del acuerdo de CiU al proyecto de Estatuto, como sucedió en septiembre pasado, antes de la aprobación del Estatuto por el Parlamento catalán. Mas ha logrado entrevistarse en solitario con Zapatero en la La Moncloa y además hoy expondrá el contenido del acuerdo en una rueda de prensa en Barcelona. Zapatero informó de la reunión con Mas sólo al primer secretario del PSC, José Montilla, y al portavoz del PSOE en el Congreso y jefe de la delegación socialista en la negociación, Alfredo Pérez Rubalcaba. Los socios parlamentarios de Zapatero, ERC e ICV, se enteraron posteriormente y han sido convocados para hoy en La Moncloa.

Zapatero se reunió con Mas en La Moncloa, a primera hora de la tarde, poco después de terminar la reunión del Comité Federal del PSOE, el máximo órgano del partido entre congresos, en la que hizo un llamamiento a los partidos catalanes a que se pronunciaran sobre la aceptación de la propuesta del Gobierno socialista sobre el Estatuto.

El presidente del Gobierno no le dio importancia a no haber podido presentarse con un acuerdo sobre el Estatuto de Cataluña ante el Comité Federal porque tenía la convicción de que iba a haber acuerdo. El propio Zapatero, en su segunda intervención de ayer ante el Comité Federal, pasadas las dos de la tarde, dijo: "Estoy seguro de que va a haber un buen acuerdo sobre el Estatuto de Cataluña, que será plenamente constitucional y que recogerá una financiación autonómica justa y solidaria".

En todo caso, Zapatero se comportó, en sus dos intervenciones ante el Comité Federal, como si el acuerdo sobre el Estatuto fuera a producirse al poner en valor su importancia. Adelantó a los dirigentes socialistas reunidos, y que no presentaron batalla, con alguna excepción, que el resultado del Estatuto de Cataluña será "conforme a la Constitución, responderá a los intereses generales, se sentirán identificados todos los ciudadanos catalanes, mejorará su autogobierno e integrará mejor Cataluña en España".

El líder del PSOE insistió, frente al catastrofismo del PP, en que el Estado de las autonomías, la descentralización de España, "ha sido uno de los factores decisivos en el aumento del bienestar de los españoles". Recordó que la reforma de los estatutos está en "nuestro proyecto y en nuestro programa" y en la historia del PSOE -donde "siempre hemos creído en la descentralización política porque le han sentado bien a España y a la democracia"- para responder al ataque del PP al Gobierno de que es una consecuencia de los pactos con los nacionalistas.

En su segunda intervención, reconoció la aportación de Cataluña a España y del PSC al PSOE en las elecciones, pero también tuvo una alusión crítica hacia los dirigentes catalanes -entre los que figuraba el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall-, a los que reclamó que "Cataluña debe crecer hacia fuera, abrirse al mundo y no quedarse enfrascada en problemas identitarios". "El garante de la solidaridad es el Estado", añadió.

En cuanto al PP, señaló que "la gran mayoría de los españoles debe saber que si no está en el proceso de negociación de la reforma del Estatuto de Cataluña es porque su estrategia es otra". "Estoy convencido de que el tiempo les hará reflexionar y que estarán obligados a una autocrítica de esa actitud", añadió.

Zapatero dijo que el proceso de reformas estatutarias "harán más sólido el proyecto común" de España porque "mejoraremos la convivencia desde el entendimiento de nuestras identidades, lenguas, culturas, de nuestras diversas formas de ser y manifestarnos, que es la España plural".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de enero de 2006