Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bachelet asegura que Chile evitará una política de "guerra fría" con sus vecinos

La presidenta electa estudia la posibilidad de ir a la toma de posesión de Morales en Bolivia

La presidenta electa chilena, Michelle Bachelet, anunció ayer que seguirá una política de cooperación e integración con los países de la región, aunque matizó que mantendrá "las relaciones que corresponden" con "los presidentes democráticamente elegidos". En su primera comparecencia después de la victoria electoral del pasado domingo, la candidata presidencial de la Concertación de Partidos por la Democracia subrayó que la formación del nuevo Gobierno chileno es facultad de ella y que no admitirá presiones de los partidos políticos.

"No podemos caer en una política de guerra fría", destacó Bachelet en referencia a las futuras relaciones con sus vecinos. De los tres países con los que hace frontera Chile, dos de ellos -Bolivia y Perú- mantienen reclamaciones territoriales contra Santiago y el tercero, Argentina, es uno de los principales socios del Mercosur, bloque económico al que no pertenece Chile. "Tiene que haber políticas de cooperación e integración, pero siempre mirando por el interés de los chilenos", advirtió. Sobre la compra de armas por parte del Ejército chileno mientras Bachelet era ministra de Defensa la vencedora en las elecciones de domingo aseguró que su país "no se encuentra en ninguna carrera armamentista ni pretende cambiar el statu quo de la región".

Las relaciones con los vecinos también tuvieron un hueco en el desayuno que el presidente de la República, Ricardo Lagos, mantuvo con la presidenta electa en el domicilio particular de ésta, en la comuna (distrito) de Bitacura a primera hora de la mañana. La presencia o no de ambas personalidades el próximo domingo en La Paz para asistir a la toma de posesión del presidente electo de Bolivia, Evo Morales, estuvo sobre la mesa.

En principio, Lagos no iba a volar hasta la capital boliviana alegando problemas de agenda, pero los asesores del Gobierno chileno estiman que la presencia de los presidentes saliente y electo en el acto daría una importante señal a un país con el que Chile no mantiene relaciones diplomáticas plenas desde que la Guerra del Pacífico (1879-1883) los bolivianos perdieran su salida al mar. "Todavía no he elaborado una agenda de viajes", destacó ayer Bachelet.

Analistas chilenos advertían ayer del riesgo de que Morales en su discurso de investidura haga referencia a la reivindicación territorial boliviana colocando en una posición incómoda al jefe del Estado chileno. "Quiero un diálogo pero sobre unas bases claras. Tenemos ciertos acuerdos internacionales y hay que respetarlos. Todo presidente debe velar por los intereses de sus ciudadanos", opinó Bachelet sobre la reclamación territorial boliviana. "Sí al diálogo, pero sobre estas bases", añadió.

La visita de Lagos respondía al compromiso acordado el domingo por teléfono -y con todo el país escuchando a través de la televisión- de comenzar a tratar los temas del traspaso de poderes "y otras cosillas pendientes" en un desayuno privado. "Hemos compartido un espacio corto pero muy fructífero", señaló Bachelet al término del encuentro.

El otro gran frente en que el debe batirse la presidenta electa chilena es la designación de un nuevo Ejecutivo que el próximo 11 de marzo sustituya a la administración de Lagos. Desde que en la tarde del domingo los resultados comenzaran a avanzar el triunfo en las urnas de Bachelet sobre el candidato derechista Sebastián Piñera, los movimientos de los dirigentes de los diferentes partidos que forman la coalición que gobierna Chile desde hace 16 años se multiplicaron con objeto de colocar a sus militantes en puestos clave del nuevo Gobierno. Sin embargo Bachelet no ha dejado pasar un solo día para afirmar que la designación del nuevo Ejecutivo es una prerrogativa suya. "Voy a ser una presidenta que escuchará siempre, pero yo seré quien tome las decisiones. Es a mí a quien ha elegido la ciudadanía", subrayó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 2006