Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE ORIENTE PRÓXIMO

Los médicos aseguran que hoy será el día decisivo para saber si Sharon sobrevive

"Decir que no tendrá daños en su capacidad es no conocer la realidad", dice un cirujano

El pesimismo era ayer palpable en un Jerusalén paralizado por el sabbat y conmocionado por el vacío político que dejará Ariel Sharon. Aunque el director del hospital Hadassah, Shlomo Mor Yosef, aseguró que el escáner efectuado al paciente revela una "ligera mejoría dentro de su condición crítica", sus palabras revelaron notoria preocupación: "Tenemos que luchar por la vida del primer ministro. Creemos que es posible salvarle". Hoy será una jornada decisiva. Los médicos se reúnen por la mañana para decidir cuándo se le despertará del coma inducido en el que se halla.

En las sinagogas de todo el país los rabinos pidieron ayer a los fieles que rezaran por el restablecimiento del ex general. Todo se fía a un milagro para que Sharon (de 77 años, más de 140 kilogramos de peso y adicto a una actividad política desenfrenada) pueda recuperarse de la hemorragia cerebral masiva que sufrió el miércoles y de las tres operaciones quirúrgicas que los neurocirujanos le han practicado para eliminar coágulos y aliviar la presión craneal producto del derrame sanguíneo.

"Como seres humanos, somos optimistas. Pero no puedo decir que el primer ministro esté fuera de peligro. Ha registrado una muy ligera mejoría, pero su condición es aún crítica", señaló Mor Yosef a las puertas de un hospital atestado de periodistas, en cuya séptima planta reposa el gobernante rodeado de sus hijos, Omri y Gilad, de otros familiares y de sus más próximos asesores. El director del centro aseguró que el "hemisferio izquierdo del cerebro parece intacto", a tenor de la tomografía que se le practicó por la mañana. "Pero", añadió, "eso lo sabremos cuando despierte".

El doctor agregó que el coma en que se mantiene a Sharon pretende dar descanso a su cerebro y que muy probablemente hoy le serán retirados paulatinamente los fármacos que le mantienen en ese estado. Será un momento crucial. "Mañana [por hoy] será el día de la verdad sobre la condición del primer ministro", afirmó un cirujano del centro. José Cohen, uno de los especialistas que atiende a Sharon, dijo al Canal 2 de televisión: "Creo que sus posibilidades de sobrevivir son muy altas. Pero decir que después de tan complicado problema no habrá daños en su capacidad cognitiva es no conocer la realidad. Rezamos para que no se complique todo con una infección".

Los especialistas consultados en cualquier medio durante los días pasados apuntan que, de producirse la recuperación del dirigente, ésta requerirá largo tiempo, y dudan mucho de que en cualquier caso pudiera retomar la frenética actividad política que requiere el cargo de primer ministro. Una cadena de televisión israelí informó de que el estado de Sharon se había complicado por una neumonía, noticia que desmintieron los médicos.

Consternación general

La consternación de los israelíes es visible. Incluso los más feroces rivales de Sharon -los líderes de los colonos que rezaban por la muerte del jefe del Gobierno después de que éste llevara a cabo la evacuación de la franja de Gaza- oran por la recuperación del único político con carisma en activo. Incluso niños de cuatro años han forzado a sus padres a viajar a Jerusalén para poder entregar un dibujo al convaleciente. En los últimos tiempos, sólo el asesinato de Isaac Rabin, perpetrado por un extremista judío el 4 de noviembre de 1995 en Tel Aviv, desató semejante conmoción.

Hasta las milicias radicales palestinas parecen estar más pendientes de la salud de Sharon que de sus acciones armadas contra el Estado sionista. El Ejército israelí aseguró ayer que los activistas lanzaron dos cohetes artesanales Kassam desde la ciudad de Beit Hanun, al norte de Gaza, pero que cayeron en el interior del territorio de la franja, cerca del puesto fronterizo de Erez. Muy escasos disparos en las últimas jornadas para lo que es habitual desde que a finales de octubre un suicida de Yihad Islámica matara a seis civiles en Hadera, ciudad mediterránea al norte de Tel Aviv, y desatara las represalias con que Israel siempre castiga estos ataques.

Sobreviva o no Sharon, la actividad política, que estuvo paralizada ayer, día festivo de los judíos, se reanudará hoy. De momento, todos los partidos han hecho piña en torno a Ehud Olmert, jefe del Gobierno en funciones y de probada fidelidad hacia Sharon, para asegurar la estabilidad del país ante las elecciones generales que se celebrarán el 28 de marzo. Unos comicios que estarán marcados, suceda lo que suceda con el enfermo, por la figura del ex general. El partido que acaba de fundar, Kadima, mantiene las expectativas de hacerse con el triunfo, aun sin contar con su indiscutible líder. Una de sus principales dirigentes, Tzipi Livni, dijo ayer que los políticos que siguieron a Sharon permanecerán en Kadima aunque el primer ministro esté ausente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de enero de 2006