Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANDER GURRUTXAGA Y ALFONSO UNCETA | Profesores de Sociología de la UPV

"La responsabilidad social corporativa ya es un factor de competitividad"

La responsabilidad social corporativa supone un concepto de creciente importancia en el sector productivo. Los profesores de Sociología de la UPV Ander Gurrutxaga (Barakaldo, 1956) y Alfonso Unceta (San Sebastián, 1957) han querido retratar, a través de un extenso estudio con más de 170 empresas, el desarrollo en el País Vasco de una nueva cultura clave para el futuro y también para el presente. "La responsabilidad social corporativa ya es un factor de competitividad", dicen.

Pregunta. ¿Qué es la responsabilidad social corporativa?

Alfonso Unceta. Es una forma de cultura, en un sentido empresarial, pero que poco a poco tiene que ir penetrando en el conjunto de la sociedad, por la que las empresas se vinculan más a la sociedad, al entorno. En definitiva, lo que se conoce bajo este concepto es la combinación de tres ámbitos -el económico, el social y el medioambiental- en el que las empresas toman compromisos y desarrollan acciones.

"La responsabilidad social es también una forma de hacer negocio y no tiene por qué estar enfrentada al objetivo de obtener beneficios" "El compromiso de la empresa con el medio social forma parte cada vez más del sector productivo y cada vez más de la propia sociedad"

P. ¿Por qué un estudio de este concepto en el País Vasco?

A.U. Desde finales de los 90, este concepto había penetrado en el País Vasco, pero no teníamos una idea de cuál era la fotografía real de lo que estaba sucediendo.

P. ¿Cuáles han sido las principales conclusiones?

A.U. Primero, que la responsabilidad social corporativa es una iniciativa fundamentalmente de las empresas, es decir, no hay gran presión de los consumidores sobre lo que las empresas están haciendo. Segundo, ha tenido mucha importancia la difusión del concepto en los medios de comunicación. Tercero, que hay un compromiso bastante razonable por parte de las empresas vascas y que estamos en un momento en el que el concepto ha penetrado. En el futuro se deben incrementar las acciones voluntarias de las empresas vascas que vayan más allá de la mera legalidad, que desarrollen otras acciones incorporadas a sus propias estrategias de negocio. La responsabilidad social es también una forma de hacer negocio y no tiene por qué estar enfrentada al objetivo de una empresa de obtener beneficios económicos.

P. ¿En qué se materializa la responsabilidad social corporativa?

A.U. Una empresa informa a la sociedad, es transparente, tiene una política en relación al medio ambiente, desarrolla aspectos sociales fuera y dentro de la empresa con sus trabajadores, desde jornadas flexibles, sistemas de atención al cliente, facilidades para una mayor formación,...

P. ¿Hasta qué punto se ha introducido esta responsabilidad en el tejido empresarial vasco?

Ander Gurrutxaga. Lo que nos hemos encontrado es que este concepto está muy relacionado con el tamaño de la empresa. El tamaño es la variable que discrimina el quehacer de las empresas respecto a la responsabilidad social. Tiene un grado de penetración bastante relevante en las empresas medias y grandes.

P. ¿Qué relación tiene con el movimiento cooperativista?

A.G. El cooperativismo, desde un punto de vista histórico, tiene mucha y buena conexión con la responsabilidad social corporativa, pero no sólo el cooperativismo. Por ejemplo, siete de cada diez empresas han implantado sistemas de reducción y control de gasto energético, nueve de cada diez tienen un sistema independiente de auditoría, nueve de cada diez han otorgado permisos de paternidad, nueve de cada diez tienen sistemas de atención al cliente,... Se comprueba que esto es un proceso que se está construyendo, pero el compromiso de la empresa con el medio social forma parte cada vez más del sector productivo y cada vez más de la propia sociedad.

P. ¿Cómo se puede convencer a una empresa que no ha asumido la responsabilidad social corporativa para que lo haga?

A.U. No tenemos recetas, pero sí sabemos que se está imponiendo otra forma de entender la empresa y su inserción en la sociedad. Lo que esto indica es que las empresas que a medio plazo no tengan en cuenta este tipo de cultura van a tener una posición más delicada en el mercado. De hecho, la responsabilidad social es ya un factor de competitividad.

P. ¿Qué papel pueden jugar en su expansión las diferentes administraciones?

A.U. En la investigación aparece de manera clara que bastantes empresas echan en ocasiones en falta una mayor implicación de las instituciones públicas. Las empresas públicas tienen una tarea de divulgación y también de promoción, en el caso del País Vasco dirigido sobre todo a la pequeña y mediana empresa, dando instrumentos, facilidades, subvención de buenas prácticas,... No obstante, siete de cada diez empresas con las que hemos hablado afirman que la responsabilidad social corporativa debe ser algo asumido voluntariamente, que no les venga impuesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de enero de 2006