Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Confebask recuerda a las diputaciones que la ley les obliga a armonizar los impuestos

Los empresarios y el Gobierno creen que hay tiempo para lograr un tipo único en sociedades

El secretario general de Confebask, José Guillermo Zubía, recordó ayer que la Ley de Territorios Históricos impone la necesidad de que se armonicen los aspectos esenciales de los impuestos. Los empresarios, principales afectados por la indefinición sobre el tipo aplicable en el impuesto de sociedades, no quisieron entrar en el terreno de las recomendaciones ni de las valoraciones sobre lo qué tienen que hacer las instituciones, y apuntaron que todavía hay tiempo para el consenso. No obstante, pusieron especial énfasis a la hora de recordar que "las leyes existen, y están para cumplirlas". El artículo 14 de la Ley de Territorios Históricos establece obliga a las instituciones forales a regular "de modo uniforme los elementos sustanciales de los distintos impuestos". La capacidad de armonización fiscal está contemplada también en el artículo 41 del Estatuto de Gernika y se desarrolla en la ley específica de 1989. Los empresarios mostraron su preocupación la falta de consenso entre las diputaciones a cuatro días de que, el 31 de este mes, termine el plazo para que aprueben el tipo del impuesto de sociedades que debe sustituir al 32,5%, anulado por el Tribunal Supremo y el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

El Gobierno, que ha fracasado hasta ahora en sus gestiones de mediación, se limitó a manifestar que trabajará "hasta el último minuto". Mientras, las diputaciones no cierran la posibilidad de un acuerdo de última hora, pero preparan ya sus consejos de gobierno para aprobar antes de final de año el gravamen con el que se liquidará el impuesto de sociedades de este ejercicio y que, previsiblemente será distinto en los tres territorios.

Guipúzcoa y Vizcaya, gobernadas por el PNV, mantienen la postura de establecer un tipo aún inferior al anulado por los tribunales, el 32% o cuatro décimas superior (32,4%). La Diputación de Álava, por su parte, apuesta por un gravamen del 33%, al estimar que, si es igual o superior al anulado, se entendería como una provocación a los tribunales.Los empresarios se sumaron al debate sobre armonización fiscal abierto por un partido en el Gobierno, EA, y por un partido en la oposición, PSE-EE. La propia Ley de Armonización, Coordinación y Colaboración Fiscal de 1989 establece la posibilidad de dictar leyes de armonización fiscal en su artículo 1, que en el caso del impuesto de sociedades, según el artículo 5, pueden afectar al tipo de gravamen. El Gobierno, tras su reunión semanal, eludió ayer pronunciarse sobre la posibilidad de imponer la armonización fiscal, informa Eduardo Azumendi.

La patronal no valoró las sentencias, ni si es mejor un tipo u otro, pero sí mostró su preocupación por "la falta de consenso" entre las diferentes instituciones. "Los desacuerdos no son buenos con elementos extraños [otras administraciones], y mucho más con quienes administran el Concierto", indicó Zubía. Aunque los empresarios ven la situación complicada, pidieron a las instituciones que hagan un esfuerzo. Zubía alabó también el consenso por la "dificultad extraordinaria que, al parecer, puedan tener las Juntas Generales de los tres territorios históricos para ratificar una modificación que no fuera consensuada".

Precisamente, EA y el PSE-EE volvieron a pedir la unidad de acción y ambos la colocaron por encima del 32,5%. Para los socialistas, por respeto a las sentencias, y para EA, por mayor facilidad de acuerdo. Así las cosas, la única mayoría posible en las tres juntas generales parece que sería favorable a un tipo superior al anulado: cualquier otro, en este momento, quedaría en minoría.

Más allá del problema para liquidar este ejercicio, Confebask apuesta por una reforma a fondo del impuesto de sociedades. La patronal lleva meses trabajando con expertos y empresarios en el diseño de un nuevo modelo de tributo, que será trasladado tanto a la Administración central como a las haciendas forales.

El Gobierno no quiso entrar en debates y polémicas tras su reunión de ayer. Su portavoz, Miren Azkarate, aseguró que trabajará hasta "el último minuto" para lograr un acuerdo entre las tres diputaciones que permita establecer el mismo tipo en sociedades. Azkarate explicó que, una vez que el Gobierno conozca el resultado final de los contactos entre las instituciones forales, analizará la situación y tomará "las medidas pertinentes".

El Consejo de Gobierno de la Diputación de Vizcaya no adoptó ninguna medida en su reunión semanal, por lo que tendrá que convocar uno extraordinario el jueves o viernes para aprobar el tipo, informa Alberto Uriona. Guipúzcoa convocará un consejo extraordinario para el viernes y la Diputación de Álava celebra hoy su consejo ordinario semanal, en el que aprobará un tipo del 33%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de diciembre de 2005