Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La anorexia y la bulimia causan casi 500 ingresos hospitalarios anuales

Muchos enfermos deben ser internados más de una vez al año

Los trastornos del comportamiento alimenticio fueron la causa directa de 480 hospitalizaciones de residentes en la Comunidad de Madrid durante el año 2003, último del que existen datos completos, según un estudio realizado por la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad. Desde entonces estas cifras se mantienen más o menos estables.

Estos 480 ingresos corresponden a 276 enfermos (256 mujeres y 20 hombres), ya que la media de ingresos por enfermo y año asciende a 1,7. Los hospitales públicos y privados madrileños también atendieron en 2003 a otros 109 ingresos de enfermos residentes en provincias limítrofes de otras comunidades autónomas.

El ingreso hospitalario es el recurso utilizado en último lugar en el tratamiento de estos trastornos, cuando la vida del paciente ya corre peligro.

Según Gonzalo Morandé, jefe de psiquiatría del hospital infantil Niño Jesús, el ingreso tiene tres objetivos: "El primero y más importante es evitar la muerte del enfermo por descompensación o deshidratación; el segundo es la recuperación nutricional de su organismo, que puede prolongarse durante unos 32 días, y el tercero, el ingreso también debe ser una buena y nueva ocasión para que el enfermo decida hacer frente a su situación con todas sus consecuencias".

La cifra de enfermos ingresados se ha mantenido estable en los últimos años en la región, según el estudio. Francisco Ferré, responsable de Salud Mental de Sanidad, precisa, sin embargo, que "se está notando un aumento de los trastornos denominados 'no específicos', también graves pero que no siguen los patrones habituales de la anorexia o la bulimia". Los 480 ingresos de ciudadanos madrileños suponen el 13% de los 3.667 registrados en toda España, según datos del Ministerio de Sanidad.La anorexia nerviosa es una enfermedad mental que puede ser mortal. Quien la sufre se empeña en mantener su peso por debajo de lo que le correspondería por edad y altura, y se niega a comer ante su miedo a engordar. La bulimia se caracteriza por la ingesta descontrolada de alimentos (atracones), seguidos de sentimientos de culpa que hacen que el enfermo se provoque el vómito. En los dos casos, quienes la padecen sufren graves consecuencias psíquicas y físicas por la enfermedad.

De los 276 madrileños ingresados, la mayoría, 194, permaneció en el hospital una sola vez durante 2003. Pero 73 enfermos necesitaron ser ingresados entre dos y cinco veces, tres en seis ocasiones, cuatro en siete, y dos pasaron por el hospital 13 veces en un año.

La duración media del ingreso alcanzó los 21 días, aunque en algunos casos supera los seis meses. La edad media de los ingresados se sitúa en los 22,6 años, aunque Sanidad registró el ingreso de una menor de 10 años y de 31 de niñas de 11 a 14 años. La edad entre 15 y 19 años, con 86 enfermos, es la que más ingresos registra, seguida de la de 20 a 24 años, con 53.

El tratamiento de los enfermos de anorexia y bulimia se realiza desde la red de 36 centros de salud mental de la Consejería de Sanidad, que se ven reforzados por cuatro centros especializados en la hospitalización de día.

Los menores de edad que deben ser hospitalizados, cuentan en la región con una unidad específica situada en el hospital Niño Jesús. "Al llegar a los 18 años, sin embargo, nos encontramos con el problema de que no existe en la región ninguna unidad específica para adultos que sufren estos trastornos", explica María del Carmen González, de la asociación Adaner.

Sanidad suplirá este vacío con la creación de la primera unidad específica para adultos en el hospital Santa Cristina, según Francisco Ferré. "La previsión es que entre en servicio en la primera mitad de 2006", explicó.

Ferré añade que esta unidad será de referencia para toda la región y tendrá "de 16 a 20 plazas de hospital de día y una reserva de dos camas para hospitalización". "Este reducido número de camas se explica porque se priorizará el ingreso del paciente en la unidad de nutrición o psiquiatría de su hospital de referencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de diciembre de 2005