Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ayuntamientos acusan a Vivienda de quitarle competencias con la ley de Suelo

Eudel lleva al Parlamento sus críticas al proyecto, respaldadas por socialistas y populares

Los ayuntamientos vascos siguen mostrando su oposición frontal al proyecto de ley de Suelo, el más importante de Vivienda para esta legislatura. El presidente de Eudel, la asociación que agrupa a todas las corporaciones, Karmelo Sainz de la Maza, tachó ayer en el Parlamento de "rígido" el texto elaborado por el departamento de Javier Madrazo, el mismo ya fue rechazado al final de la pasada legislatura por la Cámara. Eudel cree que la propuesta es "vacía y reduce prácticamente las facultades sustanciales" de los ayuntamientos en esta materia.

En un discurso de marcado carácter municipalista, Sainz de la Maza defendió las competencias locales para construir pisos y su idoneidad para determinar qué tipo de viviendas de protección oficial (VPO) se adecúan mejor a cada zona. Sainz de la Maza quiso huir así de la uniformización que establece el proyecto en aspectos como la tipología de vivienda o los porcentajes de VPO.

El presidente de Eudel hizo estas reflexiones en la Comisión de Urbanismo, a la que acudió a petición del PP para exponer la postura de su asociación sobre el proyecto.

Madrazo confía en no repetir esta vez el fracaso de su anterior iniciativa, pero a día de hoy está lejos de alcanzar el consenso. Sainz de la Maza confirmó que mantiene contactos con el departamento, pero dejó claro que falta bastante para un consenso y que éste deberá ser muy amplio.

Socialistas y PP respaldaron sin fisuras el discurso del presidente de Eudel. Los primeros advirtieron incluso al consejero de que su apoyo pasa porque Vivienda logre un acuerdo previo que satisfaga las aspiraciones municipales.

El PSE es el único partido de la oposición que no ha presentado una enmienda de totalidad al proyecto. Sin embargo, prevé "un futuro muy negro" a la iniciativa tal y como está redactada y ha dado de plazo hasta finales de este mes para "vislumbrar" las posibilidades reales de alcanzar un consenso con el consejero.

Euskadi es la única comunidad autónoma que carece de una ley de Suelo. El texto que ha llegado a la Cámara ha sido elaborado por Ezker Batua, socio minoritario del Gobierno vasco y único partido que no tiene alcaldes.Karmelo Sáinz de la Maza puntualizó que autonomía municipal en materia de vivienda significa reconocer a los ayuntamientos la capacidad de adoptar decisiones políticas alternativas, "incluso distintas", para solucionar el problema de la vivienda en cada término municipal. "Hay que alejarse de los rígidos porcentajes obligatorios de reserva de vivienda protegida, tipologías únicas de VPO, sistemas de gestión de suelo uniformes", recalcó durante su comparecencia.

En esta línea, el presidente de Eudel se preguntó si el modelo de vivienda protegida (porcentajes y tipología) debe ser único y determinado por una autoridad nada más, en este caso el Departamento de Vivienda, o si por el contrario es posible que los ayuntamientos lleven a cabo una política de vivienda adaptada a sus necesidades. "Estoy a favor de que el Gobierno establezca un marco general para saber el campo en el que hay que moverse, pero después debe existir la flexibilidad suficiente para que cada ayuntamiento se adapte", apuntó.

Según Sáinz de la Maza, existen condicionantes de muchos tipos, como son los orográficos o los sociales, que aconsejan establecer una determinada política de vivienda en cada pueblo. "Todos los municipios no son iguales, pero sí son los que mejor conocen la realidad de su territorio y lo que más les conviene a sus ciudadanos".

Agente urbanizador

El presidente de Eudel reconoció algunas virtudes del actual proyecto, como la introducción de la figura del agente urbanizador, que deberá ser designado por los ayuntamientos para urbanizar suelos privados cuando sus propietarios se muestren reacios por un afán especulativo. Sin embargo, consideró un error la supresión de los otros sistemas de gestión de suelo que han existido hasta ahora, como son los de expropiación, cooperación y compensación, que "deberán ser perfeccionados, pero en ningún caso suprimidos". "La implantación del agente urbanizador", añadió, "será útil para reforzar la intervención del gobierno local, pero debe quedar a su juicio político qué sistema de actuación es el más idóneo para cada caso".

En cuanto a las tipologías de vivienda, Sáinz de la Maza abogó por tener más en cuenta la figura de la vivienda tasada, que es un segmento intermedio entre la de protección oficial y la libre. El proyecto recoge esta tipología de pisos, pero de una forma tímida. "Hay muchos jóvenes, con una cierta capacidad de ahorro e inversión, ciertamente limitada, que no pueden proyectar su futuro personal y familiar. No podemos abandonar a su suerte a aquellos ciudadanos que no pueden acceder a viviendas libres y tampoco pueden entrar en la oferta tradicional de vivienda protegida", subrayó el presidente de los municipios vascos. El Partido Socialista también es partidario de fomentar esta fórmula, al igual que los promotores y constructores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de diciembre de 2005