Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castro amenaza al PSOE por criticar la persecución a disidentes en Cuba

El último discurso de Fidel Castro ha dejado claro que pese a la reanudación del diálogo político entre Cuba y el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero las relaciones entre ambos Gobiernos están muy tocadas. Y que se pueden quebrar en cualquier momento. El martes, en respuesta a unas críticas de la secretaria de relaciones internacionales del PSOE, Trinidad Jiménez, Castro advirtió al PSOE de que su país está "ojo avizor y con una buena colección de dardos en la mochila".

Esta vez, el motivo de la discordia entre Madrid y La Habana fue la petición de Trinidad Jiménez de que se ponga fin en Cuba a los "actos de repudio" y a la "persecución política" contra el disidente socialdemócrata Manuel Cuesta Morúa.

Castro hizo su alusión durante un discurso en Cárdenas, con motivo del duodécimo cumpleaños del niño balsero Elían González, natural de esa localidad. El presidente cubano arremetió contra Europa por "callar" sobre las presuntas torturas cometidas por EE UU en Guantánamo y en otras partes del mundo, mientras condena a su país en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Fue entonces cuando dijo: "Hay una que se llama no sé cómo, hablando de que cesen las persecuciones políticas en Cuba; una que se autotitula funcionaria de un partido que dice que es socialista, o más elegantemente socialdemócrata. No quiero mencionar nombre ni partidos, sólo les quiero decir que estamos ojo avizor y con una buena colección de dardos en la mochila".

Fue una frase en un discurso de dos horas y media, pero reveladora de las tensiones latentes. Hace pocos días, unas declaraciones del ministro de Defensa, José Bono, en las que comparó la forma de llegar al poder de Castro y Pinochet, provocaron una protesta diplomática cubana, y semanas antes había ocurrido otro incidente con Trinidad Jiménez. El embajador cubano en España, Alberto Velazco, calificó de "circo" un seminario sobre Cuba a la que Jiménez asistió en Madrid junto a un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2005