Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia dará al Gobierno vasco las grabaciones del macroproceso al entorno de ETA

La Audiencia Nacional ofrecerá al Gobierno vasco la posibilidad de que tenga a su disposición los DVD de las grabaciones de las sesiones del macrojuicio contra 56 militantes del entorno de ETA, para que pueda comprobar que en la vista se respetan los derechos de los acusados. Todas las sesiones del juicio son públicas y su desarrollo se está grabando íntegramente, por lo que el Ejecutivo vasco podrá comprobar si se respeta la legalidad.

La oferta de la Audiencia Nacional obedece, según fuentes de la Sala de lo Penal, a un deseo de transparencia y a que no existe ninguna preocupación de que el Gobierno vasco pueda apreciar no sólo el respeto del tribunal a los procedimientos, sino también el comportamiento de los procesados.

Una representación de los acusados se entrevistó la semana pasada con el consejero de Justicia del Gobierno vasco, Joseba Azkarraga, al que pidieron que enviase observadores al juicio, como ya hizo durante la vista contra los 33 integrantes de las organizaciones juveniles del entorno de ETA, Jarrai, Haika y Segi, que fueron juzgados entre febrero y abril de este año.

Observadores

El Ejecutivo autónomo no envió observadores a las sesiones iniciales del macrojuicio, pero no se ha pronunciado todavía sobre la petición formulada por los acusados. No obstante, la Audiencia Nacional ofrecerá en breve la remisión de las grabaciones del juicio. De esa forma, el control es más exhaustivo que si un observador toma notas de lo que ocurre en la vista y, por otro lado, la Administración vasca se puede ahorrar el gasto que supone el desplazar a un observador a Madrid durante tres días por semana. Además, con los DVD se podrá controlar también aquellas sesiones en las que no ha habido observadores.

La petición de las acusaciones se produjo después de una semana de notable tensión, en la que ocho de los implicados recusaron a los tres magistrados que integran el tribunal por supuesta parcialidad.

La presidenta del tribunal, Ángela Murillo, ha tratado de evitar en todo momento que los acusados politicen el juicio y ha cortado todas las intervenciones en las que los procesados o sus abogados han intentado introducir discursos políticos. Los imputados alegan que pretendían explicar por qué no contestaban al fiscal o al abogado de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, pero la presidenta ha hecho ver que esa explicación no procede en el interrogatorio sino, en todo caso, en el turno de última palabra.

Los ánimos están crispados. Los acusados habían solicitado poder ausentarse de aquellas sesiones en las que no se practicase prueba que les afectase, pero la petición ha sido rechazada.

El próximo lunes se reanudará la vista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2005