Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat gastará 519 millones en construir y rehabilitar edificios judiciales

El consejero Vallès pide al ministerio "que también haga sus deberes"

Inversión sin precedentes. El Departamento de Justicia de la Generalitat gastará hasta 2010 un total de 519 millones de euros en construir y mejorar los edificios judiciales que hay en toda Cataluña. El más emblemático de los proyectos es la Ciudad de la Justicia, situada entre los términos municipales de L'Hospitalet y Barcelona, pero también se levantarán otras 26 nuevas sedes judiciales y se ampliarán o rehabilitarán 12 más.

Los terrenos en los que durante décadas se alzaron los cuarteles de Lepanto, a la entrada de Barcelona por la Gran Via, son ahora un enorme socavón en el que sólo se vislumbran los encofradores, los forjados de hierro y las grúas. Es el germen de lo que será la Ciudad de la Justicia, donde se concentrarán casi todos los edificios judiciales que ahora están dispersos en 19 sedes por toda Barcelona.

En su día este proyecto no generó ninguna simpatía en amplios sectores judiciales, pero el Gobierno tripartito se empeñó en sacarlo adelante tras modificar el diseño que hizo el Ejecutivo de CiU, que concentraba en la zona todas las dependencias judiciales. Al final se construirán 232.368 metros cuadrados distribuidos en ocho edificios de cemento de diversos colores, según explicó David Chipperfield, el arquitecto que lo ha diseñado.

La inversión prevista, IVA incluido, es de 255,2 millones de euros. El Departamento de Justicia de la Generalitat asegura que la modificación que hizo respecto al proyecto de CiU ha reducido su coste en 36 millones de euros y la superficie construida en 46.474 metros cuadrados sobre rasante. Eso se traduce, en la práctica, en edificios visiblemente más bajos que los previstos por el Gobierno anterior.

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, dijo ayer, durante una visita de obras a la zona, que la Ciudad Judicial es "una pieza clave de la nación catalana" y una de las inversiones en obra pública más importantes que se están haciendo en España.

De los edificios que son sedes judiciales en la actualidad, sólo se mantendrán tres. En el Palacio de Justicia continuarán el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y la fiscalía del TSJC. Al edificio de enfrente, en el paseo de Lluís Companys, irán las secciones de lo civil y lo penal de la Audiencia de Barcelona, que ahora están en el Palacio de Justicia, así como los juzgados de lo contencioso administrativo. Y finalmente, en el número 2-10 de Via Laietana, donde ahora se encuentran los juzgados de primera instancia, se instalarán los de la jurisdicción social.

Obras en marcha

Al margen de la Ciudad de la Justicia, la Generalitat tiene previsto levantar 26 edificios judiciales en otras tantas ciudades catalanas hasta el año 2010. Nueve de ellos ya se están construyendo en Vilanova i la Geltrú, Igualada, Vilafranca del Penedès, El Prat de Llobregat, Cornellà, Sant Boi, Cerdanyola, Santa Coloma de Gramenet y Olot. Otros cinco inmuebles, que están en fase de redacción del proyecto, se edificarán en La Bisbal d'Empordà, Manresa, El Vendrell, Terrassa y Granollers, y 12 edificios más están planificándose.

Esas obras costarán 209,3 millones de euros, a los que se han de sumar 55,4 millones que se prevé gastar en los próximos años en ampliar o rehabilitar edificios que no están en condiciones dignas. El consejero de Justicia, Josep Maria Vallès, insistió ayer en una idea que viene repitiendo desde hace años: este esfuerzo inversor de la Generalitat no servirá de mucho si no se modifican las leyes para que exista un mejor reparto de competencias entre el Gobierno catalán, el central y el Consejo General del Poder Judicial.

"Y no vamos por el buen camino", añadió Vallès, para referirse al estado actual de las negociaciones con el ministerio para que se recojan las propuestas catalanas de descentralización judicial. previstas en el Estatut, al amparo de la reforma prevista de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Por eso, Vallès concluyó acudiendo a uno de sus clásicos símiles académicos producto, seguramente, de tantos años de docencia: "La Generalitat está haciendo sus deberes. Ahora falta que los hagan los demás sin cálculo electoralista, mediático o corporativo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de diciembre de 2005