Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos pactan dos metodologías para calcular las balanzas fiscales

La publicación de las balanzas fiscales -una de las reclamaciones de la Generalitat de Cataluña- está cada vez más cercana. Los expertos nombrados por el Ministerio de Economía han pactado ya las dos metodologías que finalmente se utilizarán para calcular el saldo financiero de cada comunidad con el Estado. A falta de la última reunión, en la que se redactará el texto definitivo, el informe se entregará al Ministerio de Economía a lo largo de los próximos días, y el departamento que dirige Pedro Solbes lo trasladará al Congreso.

La comisión que preside el director del Instituto de Estudios Fiscales, Jesús Ruiz-Huerta, ha pactado finalmente establecer dos criterios válidos: el del flujo monetario y el del flujo del beneficio, según varios expertos consultados. Como ejemplo, las inversiones para la construcción del AVE Madrid-Barcelona, siguiendo el criterio del flujo monetario, se contabilizan en las comunidades por las que discurre el trazado; es decir, donde se realizan las inversiones o donde se materializa el gasto. El flujo del beneficio reparte el gasto realizado en las obras entre todas las comunidades, porque se basa en el principio de que los beneficiarios del AVE no se limitan sólo a los ciudadanos de esas regiones.

Buena parte de los miembros de la comisión se decantaban inicialmente por utilizar únicamente el flujo del beneficio en el cálculo de las balanzas. Finalmente, a falta de la última reunión, los expertos se han decantado por incluir los dos criterios, puesto que el criterio del flujo monetario es el más aceptado en la UE. Junto a Ruiz-Huerta, forman parte de la comisión Ezequiel Uriel, Ramón Barberán, Alfonso Utrilla, José Sánchez Maldonado, Núria Bosch y Guillem López Casasnovas, junto a representantes del Instituto Nacional de Estadística (INE), la Intervención General de la Administración del Estado, la Agencia Tributaria y el Ministerio de Economía.

Diferencias

La elección de uno u otro método incide notablemente en el cálculo de las balanzas. A petición del Gobierno catalán, una comisión de expertos -entre los que figuran algunos de los que han elaborado el informe del Ministerio de Economía- cifró el déficit catalán en 11.307 millones de euros en 2001, siguiendo el criterio del flujo del beneficio. Con el flujo monetario, el déficit se reducía sensiblemente, hasta los 8.407 millones de euros.

Los expertos que trabajan para cumplir el encargo de Solbes no incluirán en el informe el cálculo de las balanzas, sino solamente las definiciones de los ingresos y gastos de cada comunidad para establecer el saldo final con el Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005