Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ponencia de reforma del Estatut se pone en marcha en el Congreso ajena a la tensión política

La discusión sobre las 173 enmiendas presentadas no tendrá lugar hasta el mes de febrero

La ponencia de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados sobre la reforma del Estatut se constituyó ayer ajena al clima de tensión política entre populares y socialistas. El acto se abrió con un llamamiento del presidente de la Comisión, Alfonso Guerra, que animó a los diputados a cumplir con los requisitos establecidos por los redactores de la reforma: respeto a la Constitución, consenso y solidaridad territorial. La ponencia se reunirá para elaborar su informe los días 13 y 15, pero la discusión de las 173 enmiendas presentadas no tendrá lugar hasta febrero.

Al inicio de la reunión, el presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, el socialista Alfonso Guerra señaló que la reforma del Estatut d'Autonomía de la Comunidad Valenciana había "sido calificada por alguno de sus redactores como reforma reivindicativa, pero no rupturista". "Aquí serán ustedes los que tengan la oportunidad de certificar tal afirmación o de introducir los cambios que la soberanía popular estime necesarios", dijo.

La primera parte del trabajo se realizará en la ponencia constituida esta mañana, que se volverá a reunir el 13 y el 15 de diciembre para emitir su informe y ordenar y comprobar que todas las enmiendas están correctamente formuladas. La comisión, ya en el próximo periodo de sesiones que se inicia en febrero, procederá después a la discusión de cada una de las enmiendas propuestas.

Guerra destacó el "plus de solemnidad" que este mediodía se dio al inicio de los trabajos sobre el Estatut por la "importancia" del proyecto.

El secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, y el portavoz del PP en la Cámara autonómica, Serafín Castellano, representaron a las Cortes Valencianas en el acto de constitución de la ponencia de reforma del Estatut. "Es el primer Estatut que ha entrado en las Cortes y el primero que debe ser aprobado aquí", dijo Castellano. Pla destacó la "normalidad" con la que se ha abordado la reforma valenciana, "que deberá ser posible en otros procesos". El dirigente socialista también reiteró la apertura de su partido a un consenso más amplio que el alcanzado con el PP en la Comunidad y en el Congreso.

En este sentido, intervinieron los dos portavoces socialistas en la sesión constituyente de la ponencia, Ciprià Ciscar y Ramón Jáuregui. Ciscar afirmó: "Esta propuesta viene referida a un pueblo, que siente su historia, su lengua, su cultura, su tradición de autogobierno, su derecho histórico y que constituye dentro de España una nacionalidad histórica".

El portavoz del PP en la comisión Federico Trillo, que estará auxiliado por Jaime del Burgo, pidió que se mantenga la lealtad al acuerdo PP-PSOE. Trillo adelantó que su grupo "no admitirá" enmiendas que "tratan de reproducir otros estatutos", que no cumplen la Constitución.

La diputada de Izquierda Verde, Isaura Navarro (miembro de Esquerra Unida del País Valenciano),

pidió respeto a las minorías y reclamó que no se silencien las reivindicaciones de su grupo.

Navarro anunció que reclamará que la reforma del Estatut no recoja la "gran mentira lingüística y científica" de separar el valenciano del catalán.

El portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, Agustí Cerdà, advirtió al PSOE que "sería lamentable" que ésta reforma fuera la única ley orgánica que se apruebe con el acuerdo de los socialistas y del PP. "Nos pondría en una mala disposición a lo largo de la legislatura y para pactos a los que tendremos que llegar en el futuro", dijo Cerdà al PSOE.

El diputado de CiU Josep Antoni Duran Lleida manifestó la voluntad de su grupo de respetar el Estatut enviado a las cortes con dos excepciones: la lengua y la barrera electoral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005