Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación convocará en tres años 12.200 plazas para reducir el número de profesores interinos

La Generalitat quiere rebajar del 18% al 8% la cifra de enseñantes que no son funcionarios

La Generalitat quiere acabar con la elevada bolsa de maestros y profesores interinos, que se ha disparado en pocos años y representa hoy casi el 18% de las plantilllas de docentes en la enseñanza pública no universitaria. El Departamento de Educación anunció ayer que en tres años sacará a oposición 12.214 plazas de enseñantes de los niveles de primaria a bachiller para reducir el número de interinos del 18% al 8%. Los sindicatos piden un acceso específico para los interinos que opositen y CiU dijo que debería haberse esperado a que se aprobara la Ley Orgánica de Educación (LOE), que ya prevé esta vía.

En principio, las oposiciones son abiertas. Pueden competir en ellas en igualdad de condiciones tanto los actuales interinos -algunos llevan años en esta situación- como los recién titulados. Los sindicatos llevan tiempo reclamando que los interinos pasen unas pruebas de oposición distintas para reconocer su experiencia frente al resto de los candidatos. De momento, sin embargo, la vía específica no tiene cobertura legal. La decisión final queda a expensas de lo que ocurra en el trámite parlamentario de la Ley Orgánica de Educación (LOE), cuyo texto final podría recoger algunos accesos restringidos para que los docentes interinos accedan a las plazas de funcionarios.

En Cataluña hay alrededor de 55.000 profesores en la enseñanza pública no universitaria. De ellos, unos 10.000 son interinos, según se desprende de los datos del Departamento de Educación. La situación de interinidad no afecta sólo a los profesores de la enseñanza pública. En el conjunto de la Generalitat, que tiene 144.000 funcionarios en sus departamentos y empresas públicas, hay 26.500 interinos, en torno al 19% del total. La intención del consejero de Gobernación, Joan Carretero, es rebajar la tasa de interinos hasta el 10%, afirmaron ayer fuentes de su departamento.

En el caso de los profesores, la situación se ha convertido en un problema. La Generalitat ha estado utilizando a buena parte de estos profesores interinos para cubrir necesidades estructurales. Durante los últimos años apenas habían salido plazas a oposición. El año pasado se convocaron 3.680 plazas y las previsiones anunciadas ayer para el próximo trienio son las siguientes: 2.575 plazas en 2006, 4.735 en 2007 y 4.904 en 2008. Los datos del Departamento de Educación, que dirige la consejera Marta Cid, muestran que durante trienio 2002-2004, los últimos años de CiU en el Gobierno, apenas se convocaron un promedio anual de 674 plazas.

La portavoz de CiU en asuntos de Educación y anterior consejera de Bienestar y Familia, Irene Rigau, dijo ayer que su coalición no sacó más plazas a concurso porque estaba pendiente de que se clarificara la vía de acceso diferente para los interinos, de tal forma que se reconociera su experiencia docente. "Estábamos negociando con el Gobierno central para que la ley estatal reflejara la antigüedad de los interinos", dijo Rigau.

La diputada de CiU echa en falta en las previsiones del Departamento de Educación una provisión de plazas para maestros generalistas. "Se convocan plazas de especialistas, pero está demostrado que uno de los déficit mayores que hay es de enseñantes generalistas", recalcó Rigau.

A expensas de la LOE

Las especialidades que prevé convocar la Generalitat son las de idiomas extranjeros, economía, dibujo, filosofía, matemáticas, lengua catalana y lengua castellana. Estas últimas se encuentran entre las más numerosas en plazas de oposición, junto con las de inglés

Los sindicatos apoyaron el plan de Educación, pero pideron que no se precipite. USTEC, el sindicato mayoritario, afirmó que "hay profesores que llevan lustros ejerciendo como interinos, con sueldos inferiores e incluso ocupando cargos directivos. "Debe haber una vía específica para que opositen", dijo una portavoz del sindicato.

CC OO solicitó que se apure al máximo la fecha de convocatoria para incorporar el nuevo sistema transitorio de acceso y que el acuerdo de estabilidad se amplíe un año. Además este sindicato es partidario de que "los actuales interinos que tienen garantizado su trabajo durante tres años pasen a tenerlo durante cuatro", dijo la secretaria general de la Federación de Enseñanza del sindicato, Josefina Pujol.

El portavoz de Educación de UGT, David Medina, pidió a la Generalitat que se coordine con el Gobierno central para ver cuándo se va a aprobar una norma estatal de acceso restringido para los interinos. Medina añadió que carecería de sentido tener prisa en convocar las oposiciones con el actual marco legal, que no prevé esta vía, si esperando un poco de tiempo es posible hacerlo teniendo respaldo legal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005