Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COSMOLOGÍA

La energía oscura se ajusta mucho a lo que predijo Einstein

Las más recientes observaciones astronómicas que está realizando un equipo internacional para determinar la aceleración de la expansión del universo, la llamada energía oscura, muestra que dicha aceleración se comporta como la constante cosmológica, predicha por Albert Einstein, con un margen de error de sólo el 10%. Los investigadores del proyecto, denominado Supernova Legacy Survey (SNLS), presentan estos resultados en la revista Astronomy and Astrophysics, y advierten de que corresponden sólo a la décima parte del trabajo previsto, que supone examinar 700 explosiones de supernovas lejanas en el cielo para ver cómo evoluciona el universo.

Las supernovas sirven para estimar distancias en el cosmos y la velocidad a la que se alejan las galaxias en el cosmos en expansión. Gracias a ellas, los astrofísicos descubrieron hace unos años indicios de que la velocidad de expansión del universo está aumentando, como si actuara una especie de fuerza gravitatoria de signo contrario, de repulsión en lugar de atracción.

Este efecto inesperado desconcertó a los científicos, que empezaron a buscar explicaciones para la misteriosa energía oscura y recurrieron, entre otras ideas, a una propuesta de Einstein, la constante cosmológica, que luego él mismo había desechado.

"Nuestra observación está en desacuerdo con varias ideas teóricas acerca de la naturaleza de la energía oscura que predicen que el efecto cambiaría a medida que el universo se expande, mientras que, por lo que vemos, no cambia", ha comentado Ray Carlberg, uno de los colaboradores de la investigación.

SNLS es un proyecto franco-canadiense con una colaboración internacional de científicos y utiliza diferentes telescopios, incluidos los mayores del mundo. "Este estudio es un gran paso adelante y sugiere que Einstein estaba muy cerca de la diana", dice Richard Ellis, astrónomo de Caltech (EE UU).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de noviembre de 2005