Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIPLE CRIMEN EN BARCELONA

Asesinados un matrimonio y su hijo en un atraco a una pequeña joyería de Castelldefels

Los agresores, que fueron detenidos minutos después, mataron a la familia a machetazos

Un matrimonio y su hijo de 24 años, propietarios de una pequeña joyería de la localidad barcelonesa de Castelldefels, fallecieron ayer durante el atraco que perpetraron dos hombres al establecimiento. Los agresores actuaron con una violencia inusitada y, pese a que no lograron ningún botín, asesinaron a machetazos a los tres miembros de la familia, según la versión policial. Los atracadores fueron detenidos al cabo de unos minutos, después de que en su huida se cruzaran con un mosso d'Esquadra de paisano que telefoneó a la Policía Municipal de Castelldefels para alertar por dónde habían huido.

Los hechos sucedieron a las 11.05 en la joyería Royo, situada en el barrio de Vistalegre de Castelldefels. Dos hombres, uno de ellos ataviado con un mono de faena y un maletín y con apariencia de operario, consiguieron que la dueña de la joyería les abriera la puerta. Una vez en el interior, los atracadores mostraron una pistola de fogueo y un machete de grandes dimensiones y reclamaron las joyas que había en el pequeño establecimiento. La mujer respondió a gritos presa del pánico, lo que alertó al marido y a su hijo, que se encontraban en el piso superior y que bajaron a la carrera por una pequeña escalera interior que comunicaba con la joyería.

Fue entonces cuando los atracadores apuñalaron y golpearon al matrimonio y al hijo sin ningún tipo de piedad, según explicó ayer la policía. Las víctimas no tuvieron ninguna posibilidad de defenderse porque fueron golpeadas en pocos segundos y de forma sorpresiva por uno de los presuntos atracadores, Juan Antonio Sánchez Hernández, de 20 años, que tiene conocimientos de artes marciales. Al poco tiempo, su compañero, Francisco Sánchez Medina, de 37, se vio envuelto con él en una escena escalofriante de sangre y vísceras humanas. Muy probablemente fue él el autor material de los machetazos que acabaron con la vida de los tres integrantes de la familia.

Muerte instantánea

El marido, José Luis Royo García, de 53 años, recibió diversas puñaladas en el cuerpo que le provocaron la muerte instantánea. Una de ellas en el cuello y la otra en el abdomen, lo que le causó incluso pérdida de masa intestinal. Su hijo de 24 años, Carlos Royo Gómez, falleció también en el acto porque una de las puñaladas fue directa al corazón, y su madre, Rosa María Alonso Gómez, de 51, quedó agonizando por los machetazos recibidos.

Los atracadores huyeron de la joyería sin ningún botín y totalmente ensangrentados. A la salida se cruzaron con un agente de los Mossos d'Esquadra de paisano que pasaba en esos momentos por la zona.

La consejera de Interior de la Generalitat de Cataluña, Montserrat Tura, explicó que el policía les dio el alto de viva voz y que fue encañonado por los atracadores con la pistola de fogueo. Un portavoz del Cuerpo Nacional de Policía, sin embargo, explicó que no les constaba esa actuación del mosso. En cualquier caso, las versiones coinciden en que los atracadores reemprendieron la huida mientras la mujer salía moribunda tras ellos, antes de caer desplomada a unos cinco metros del número 46 de la calle de Antonio Machado, en el que está situada la joyería, en el centro de Castelldefels.

La Generalitat asegura que fue el mosso quien alertó a la Policía Municipal del lugar por el que habían huido los atracadores. El portavoz oficial del Cuerpo Nacional de Policía considera que fue otro testigo quien telefoneó al 091 y que fue este cuerpo quien avisó a la Policía Municipal. Sea como fuere, lo cierto es que las dos versiones también coinciden en que una patrulla de guardias urbanos que patrullaban por la zona pudo localizar y detener a los dos atracadores siguiendo las instrucciones del comunicante, bien fuese el agente de la policía autonómica o el otro testigo anónimo.

Los dos detenidos acusados del triple crimen fueron conducidos al cabo de una hora a la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, donde empezaron a prestar declaración ante el grupo de atracos a primera hora de la noche de ayer.

Fernando Sánchez Medina acumula nueve detenciones por robo y uno de ellas, además por homicidio. El otro arrestado tiene un antecedente por robo. Ambos residen en la misma calle de La Mina, un barrio contiguo a Barcelona pero que es término municipal de Sant Adrià de Besòs.

El Delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel, visitó ayer la joyería atracada y señaló que es muy probable que los dos atracadores se encontrasen bajo los efectos de las drogas. Sólo así, explicó Rangel, se podría explicar "el nivel de violencia y de enseñamiento que han tenido". El Ayuntamiento de Castelldefels ha decretado tres días de duelo oficial. Hoy se realizarán las autopsias a los cadáveres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de noviembre de 2005