Los Mossos ponen fin a un atraco con nueve rehenes y sin víctimas en Barcelona

Dieguito el Malo se atrincheró en un supermercado para robar la caja fuerte

Juan Diego Redondo Puerta, Dieguito el Malo, conocido delincuente de 46 años y natural de Granada que estaba en busca y captura por la policía desde agosto pasado -no regresó a la cárcel tras un permiso-, intentó ayer por la noche atracar el supermercado Capabro de la calle Ganduxer de Barcelona. Los Mossos d'Escuadra, tras más de una hora y media de atrincheramiento por parte del atracador, que tomó a nueve rehenes -trabajadores del comercio: ocho mujeres y un hombre-, lograron detenerle y llevarlo a comisaría. No hubo víctimas.

Dieguito, que a mediados de los ochenta formó parte un grupo de los reclusos que protagonizaron una fuga masiva de la cárcel Modelo de Barcelona por las alcantarillas, había participado recientemente en varios programas de televisión a raíz de la publicación del libro La fuga de los 45, del que es autor y que relata la citada evasión. Redondo aseguró ante las cámaras que no se entregaría hasta que se garantizase el cuidado de un hijo adolescente que vive sólo en Andalucía.

A las 20.30, por la puerta del almacén, Redondo entró con pistola en mano. "¡Esto es un atraco!", gritó. "Los que estábamos más alejados logramos escapar", relató una cajera. "Pero algunos compañeros no pudieron irse ante las amenazas del tipo ese", abundó. Uno de los testigos aseguró que el presunto delincuente llevaba un mes preparando el asalto y admitió que su objetivo era que el encargado del establecimiento abriera la caja fuerte.

Uno de los trabajadores que logró evadirse avisó a la policía. Minutos después, la calle estaba acordonada, desalojados los comercios contiguos y cerrado el paso a los transeúntes "por su seguridad", aclaraban los agentes de los diferentes dispositivos policiales. Los policías se colocaron en sitios estratégicos que les permitían ver qué pasaba en el interior del supermercado. "Saldréis todos corriendo y yo me meteré entre medio", amenazó Dieguito a los rehenes, que estaban retenidos en los cuartos de baño. Nada más salir del establecimiento, los Mossos le atraparon y metieron en un coche policial.

Dieguito, que ha pasado parte de su vida en la cárcel y que suele cometer sus atracos con armas de fuego, según aseguró la consejera de Interior, Montserrat Tura, ya pertenecía a los 15 años a una banda de atracadores de joyerías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de noviembre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50