Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Enciclopedia Espasa cumple un siglo

La Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, conocida como la Espasa (o el Espasa, si se refiere como diccionario), cumple en 2005 los 100 años de su publicación en fascículos, completada en 1933 con 72 volúmenes del cuerpo central y 10 tomos de apéndice. Se han publicado en total 126 volúmenes, con 200.000 páginas y 100.000 biografías. La editorial de José Espasa se fusiona con Calpe en 1925, con el equipo editorial dirigido por José Ortega y Gasset, impulsor intelectual de la enciclopedia, en la que colaboraron Menéndez Pidal, Cunqueiro, Utrillo y Casas.

Estos datos fueron recordados ayer en un acto conmemorativo del centenario de la Espasa, celebrado en la Biblioteca Nacional y presentado por su directora, Rosa Regàs, y el presidente de Espasa Calpe, José Manuel Lara, quien se refirió a "la obra del siglo XXI" la nueva edición del Espasa, con 24 volúmenes y apoyos digitales con DVD Rom.

Gonzalo Anes, director de la Real Academia de la Historia, recorrió la historia del editor José Espasa, desde su origen humilde a la fusión con Calpe, y de la enciclopedia, de la que destaca su rigor y vigencia, así como las biografías, "que no pueden ser mejoradas, por información y estilo literario". José Manuel Sánchez Ron, catedrático de Historia de la Ciencia y académico, se refirió a la Espasa como "una fiesta de la vida", por el conocimiento, la palabra y la historia. Comentó el trabajo de Esteban Terradas como autor de las voces científicas (al menos 181), que son "una fuente inagotable, llena de tesoros".

El escritor Juan José Millás tiene una edición de 1917, heredada de su padre, siendo desde joven "un usuario medio, lector ingenuo y borgiano". "Es un proyecto novelesco, loco, que encierra toda la realidad". Autor de Un mapa de la realidad, una antología de textos, describió algunas palabras, como mimetismo, espejismo y muerte, y la "zona fantástica y mágica" de las ilustraciones. Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española, contó los recuerdos familiares de su encuentro con el Espasa y el bedel Jesús Rodríguez. "Siempre quedará como referencia, un objeto sagrado que descubrí de niño y donde estaba todo el mundo al alcance de la mano".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 2005