Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento alemán vota hoy a Angela Merkel como canciller

La designación revelará si las filas de la gran coalición están o no unidas

La doctora en Física Angela Merkel, de 51 años, se convertirá hoy en la primera mujer en ocupar la jefatura de Gobierno en Alemania. Para ello la presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) tendrá que conseguir la mayoría absoluta de los votos del Parlamento Federal (Bundestag). Salvo sorpresas, no parece que esto vaya a constituir un obstáculo excesivo para que Merkel llegue a canciller.

La gran coalición entre democristianos (CDU/CSU) y socialdemócratas (SPD) cuenta con una mayoría de 140 votos más de los 308 necesarios para salir elegida canciller. En el nuevo Bundestag el Gobierno suma 448 escaños: los 226 de la democracia cristiana más 222 del SPD. La variopinta oposición reúne 166 escaños: 61 liberales (FDP), 54 del Partido de la Izquierda de los poscomunistas y disidentes socialdemócratas y 51 de Los Verdes.

Aunque parece garantizada, la elección de Merkel es algo más que una mera rutina. El resultado de la votación secreta de hoy en el Bundestag pondrá de manifiesto si las filas de la gran coalición están prietas o presentan fisuras ya desde el primer día. En una votación secreta, Merkel no podrá reunir todos los votos, ni siquiera los de su propio grupo parlamentario. A lo largo de su carrera hacia la cumbre Merkel dejó unos cuantos cadáveres políticos por el camino. Hoy algunos le pasarán sin duda la factura en la cabina de voto. Los diputados del SPD votarán en su mayoría a regañadientes a Merkel, a quien durante toda la pasada campaña electoral calificaron de incompetente para el cargo. Más de uno se negará a tragarse el sapo y votará no a la futura canciller. Las apuestas en Berlín ayer eran sobre cuántos votos faltarán a Merkel del total de 448 que suman los socios de la gran coalición.

Ayer se eligieron los jefes de los grupos parlamentarios que forman la gran coalición. El hasta ahora secretario general de la CDU, el diputado Volker Kauder, sucederá a Merkel en el cargo de jefe del grupo parlamentario democristiano. Kauder consiguió un 93,2% de los votos de los diputados: 196 a favor, 14 en contra y cuatro abstenciones. Kauder, que de niño soñaba con ser domador de circo, tendrá ahora la oportunidad de mostrar si consigue meter en cintura a sus diputados en la legislatura que empieza.

Nuevo modelo

El grupo parlamentario del SPD eligió a un veterano como nuevo jefe, el ministro de Defensa saliente, Peter Struck, que vuelve a desempeñar un puesto que ya ocupó entre 1998 y 2002, durante la primera legislatura del Gobierno del canciller Gerhard Schröder. Un 94% de los 222 diputados del SPD votaron a Struck. Con la elección de Struck ayer, el SPD completa de nuevo un modelo de dirección conocido como troika. El nuevo trío dirigente del SPD está formado por el presidente del partido y primer ministro del Estado de Brandeburgo, Matthias Platzeck, por el vicecanciller y ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Franz Müntefering, de 65 años, y por Struck en el grupo parlamentario. Los tres tendrán la misión de llevar adelante el programa de la gran coalición con la CDU/CSU y hacer que el SPD asuma la carga política de aceptar el programa previsto de recortes sociales.

La primera troika del SPD, que funcionó en los ochenta aunque sus componentes se odiaban entre sí, fue la formada por los legendarios Willy Brandt en el partido, Helmut Schmidt en la cancillería y Herbert Wehner de domador de los diputados en el Bundestag. La segunda troika de los llamados nietos de Brandt en los noventa acabó como el rosario de la aurora, a palos unos con otros. Fue la formada por el canciller saliente Gerhard Schröder, el ex presidente del SPD Oskar Lafontaine, ahora en el Partido de la Izquierda, y el candidato derrotado a la cancillería en 1994 Rudolf Scharping. Con la renuncia de Schröder a su acta de diputado, sólo el socialdemócrata renegado Lafontaine ocupará un escaño en el Bundestag.

Schröder deja la política

El canciller federal alemán en funciones hasta hoy Gerhard Schröder, de 61 años, anunció ayer al grupo parlamentario del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) que renunciará mañana a su escaño en el Parlamento Federal (Bundestag). Schröder también expresó su intención de participar hoy en la elección de su sucesora en el cargo, la democristiana Angela Merkel, y de votar a favor. Schröder dijo que pensaba dedicarse a su profesión de abogado y escribir un libro.

Tras participar en la negociación del contrato de coalición con los democristianos y asistir al congreso del SPD en Karlsruhe, Schröder cumplió su promesa de no arrastrarse por los escaños del Bundestag como hizo durante toda una legislatura su antecesor en el cargo Helmut Kohl. En los primeros días de la negociación de la gran coalición, el SPD coqueteó con la idea de que Schröder ocupase el cargo de vicecanciller y la cartera de Exteriores. Después se habló de que Schröder tenía ofertas para ocupar puestos directivos en empresas, cosa que desmintió de inmediato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005

Más información